¿Qué es lo que más te gusta de tu padre?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Redacción

Los tiempos han cambiado y, con ellos, la figura del hombre, que ha experimentado una gran evolución a lo largo de los años. Ahora los padres están mucho más implicados que antes en el cuidado y la educación de sus hijos, y mucho más preocupados por pasar tiempo de calidad junto a ellos. Las relaciones padre-hijos han cambiado de un modelo basado en el respeto, hacia una relación de confianza.

Vinculada a esta evolución está también la preocupación, cada vez mayor, de los hombres por su imagen personal. “En las últimas tres décadas, el hombre ha cambiado muchísimo. A las nuevas generaciones de padres les preocupa cuidarse día a día: hacen ejercicio a diario, comen sano y se interesan cada vez más por el cuidado de su piel”, afirma María Benito, directora de Kiehl’s.

La rutina diaria de belleza ha pasado a estar en la lista de prioridades de los hombres y, en concreto, según señala un estudio realizado por Mintel, los hombres que más se preocupan por su aspecto son aquellos que son padres. El cuidado de la piel o de la barba son algunas de las preocupaciones de estas nuevas generaciones de padres, como también resaltan los datos de Stanpa, que indican que, en los últimos tiempos, los hombres se han incorporado a la conversación digital sobre belleza masculina, triplicando su presencia en Internet, en parte gracias al auge de influencers masculinos.

Las cifras nos muestran que nos encontramos en un momento perfecto para celebrar el Día del Padre ayudándoles a cuidarse y a sentirse mejor con ellos mismos. A los hijos e hijas les encanta ver cómo sus padres se preocupan por cuidarse e incluso comparten rutinas diarias con ellos, productos, etc.

¿Qué aromas te recuerdan a tu padre?
Los humanos recordamos experiencias, viajes, imágenes… y también olores. Numerosos estudios científicos explican cómo el olfato tiene una gran conexión con la memoria, lo que hace que vinculemos las fragancias a determinados recuerdos y/o personas. Eso es exactamente lo que nos pasa con el perfume de nuestro padre, al que la mayoría podríamos reconocer, con los ojos cerrados, entre miles.

El olor de la fragancia de nuestros padres viaja por nuestra mente sin que seamos conscientes y, al percibirlo, miles de sensaciones confluyen en nosotros, todas relacionadas con la imagen que tenemos de ellos. Por eso, los perfumes siguen siendo uno de los regalos estrella en el Día del Padre, porque implica que pensemos en ellos al elegirlos y que asociemos ese olor a su imagen.

Los datos del sector reflejan el crecimiento que está teniendo el segmento de los perfumes masculinos. En concreto, los datos anuales de Stanpa, la Asociación Nacional de Perfumería y Cosmética, confirman que en 2017 los hombres gastaron mucho más en perfumes, especialmente en los de alta gama. De hecho, en el último año, “esta categoría ha crecido casi al 5%, lo que refleja que el segmento del perfume masculino crece a un ritmo muy importante, que si hablamos del sector lujo, aumenta aún más el porcentaje”, señala Óscar Mateo, director de formación y conocimiento de Stanpa. Unas cifras de mercado que revelan el interés de los hombres por su cuidado personal y por la elección de una buena fragancia.

¿Cómo no equivocarme con un perfume?
Obviamente, no todos los padres tienen las mismas preferencias en cuanto a perfumería. De hecho, los gustos de los hombres a la hora de elegir fragancia suelen cambiar con el paso del tiempo. “Los padres de edad madura optan por perfumes densos, ricos, con aromas amaderados. Sin embargo, los padres más jóvenes suelen preferir aromas más frescos, con toques cítricos, florales e incluso dulces. Preferencias aparte, es difícil equivocarte con una persona a la que conoces tanto y que siempre te agradecerá que hayas pensado en él”, afirma Sofía Henkart, directora de Comunicación de Giorgio Armani Beauty.

Estamos en los días propicios para pensar, de forma especial, en nuestros padres, con recuerdos, con cariño, y también con celebración.

Te puede interesar