Nace la primera app de running pensada exclusivamente para la mujer

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Redacción

En el mundo del deporte, la manera de afrontar la igualdad de géneros es aceptar las diferencias y utilizarlas para mejorar el entrenamiento y el rendimiento. Sobre esta premisa nace la primera app de running pensada exclusivamente para la mujer, Gazella.app, que diseña planes de entrenamiento específicos teniendo en cuenta las particularidades del cuerpo femenino y las fases del ciclo menstrual. Una aplicación totalmente innovadora a nivel mundial ya que actualmente las apps de running más populares del mercado no ofrecen apenas personalización al usuario en sus entrenamientos y no hacen distinción por sexos.

Son muchas las diferencias que se deben tener en cuenta a la hora de entrenar, pero la más importante es la menstruación, un ritmo hormonal cíclico que hace que las mujeres tengan unas hormonas preponderantes en cada fase que regulan determinadas funciones relacionadas con el estado de ánimo, forma de obtener la energía, etc.

“Es una realidad que el ciclo menstrual origina cambios físicos y anímicos, por lo que es clave que la mujer los conozca para utilizarlos en su beneficio y sacar el máximo rendimiento a su cuerpo”, afirma Alberto García Bataller, doctor en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte, director del curso de experto universitario en “Mujer y Deporte” en el INEF y uno de los cofundadores de Gazella, en cuyo equipo se encuentran ex entrenadores de atletas de élite y profesionales del mundo digital.

Algo totalmente lógico, pero que hoy en día sigue siendo un hecho obviado en el mundo del deporte, tanto a nivel profesional como en la calle, “la regla es lo más natural en el cuerpo de la mujer, pero continúa rodeada de tabús y las mujeres rara vez adaptan sus actividades físicas y entrenamientos a las distintas fases de su ciclo”, añade.

Una app femenina
Una vez descargada la app de manera gratuita, la usuaria deberá introducir valores relativos a sus características físicas así como a los objetivos que quiere cumplir: edad, nivel de entrenamiento (principiante, intermedio -correr 20 minutos seguidos sin problemas- o avanzado), días de entrenamiento que desea realizar… y además deberá introducir en su perfil, datos relativos a su peso, características, duración y periodicidad de su menstruación.

Con toda esta información, la app diseñará entrenamientos de running adaptados a su ciclo menstrual para que pueda ajustar su actividad física y su entrenamiento a cada fase. “Es un enfoque innovador que se centra en que el cuerpo femenino tiene características especiales que debemos tener en cuenta. Se trata de dejar atrás la idea de que nuestro ciclo menstrual es algo negativo, y entender que, por el contrario, es precisamente lo que nos ayudará a despegar”, explica Carmen Meixide, responsable de producto del proyecto.

La idea de los creadores de la app es ofrecer también a medio-largo plazo planes de running adaptados a embarazadas y mujeres con menopausia, dos segmentos tradicionalmente desatendidos en el deporte. “Nuestro objetivo a medio plazo es crear una app altamente personalizada y moderna que cubra todas las necesidades de la mujer runner o de la que quiere empezar a hacer deporte para tener un estilo de vida más activo y saludable”, añade Meixide.

Adicionalmente, el equipo ha contado con la colaboración de la ex triatleta Ana Burgos, séptima en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004, Campeona de Europa de triatlón en 2003, cuatro veces campeona de Europa de duatlón y tres veces ganadora de la San Silvestre Vallecana, para guiar a la usuaria a través de un completo paquete de videos con ejercicios específicos que formarán parte del entrenamiento de cada usuaria.

Cuerpo femenino y deporte
Las cuatro fases del ciclo menstrual. El cuerpo de la mujer no es igual al del hombre, y como tal hay que considerarlo a la hora de entrenar en cualquier deporte: tamaño, peso, elasticidad -hasta un 10% mayor en mujeres-, sudoración -la mujer sufre más en situaciones de calor-, mayor equilibrio, gasto metabólico (1.300 en ellas y 1.700 en ellos), capacidad de aprendizaje (la mujer está más preparada para actividades de mayor habilidad, coordinación y ejecución técnica), estructura corporal y proporción/distribución de grasa, e incluso diferencias cardiovasculares.

Pero es el ciclo menstrual con su vaivén hormonal el que condiciona más las diferencias a la hora de entrenar y que se puede dividir en cuatro fases:

Fases pre-regla y regla: es el momento ideal para realizar actividades suaves como pilates o yoga, ya que la capacidad de recuperación y el nivel de hierro bajan, y también la fuerza y velocidad. El descanso es tan importante como el entrenamiento para estar en forma, ya que ayuda a que los músculos se recuperen del esfuerzo y evita lesiones.

Fase post menstrual, folicular: es cuando mejor se va a encontrar la mujer, gracias al aumento de estrógeno, por lo que es la mejor fase para rendir deportivamente. Ideal para entrenamientos de fuerza, trabajos de saltos o cuestas en las carreras.

Fase ovulatoria: hacia la mitad de ciclo, hay dos o tres días en los que la mujer debe bajar un poco la intensidad y realizar ejercicios suaves, ya que la subida del estrógeno y la relaxina las hace más propensas a las lesiones.

Fase post-ovulatoria, lutea: en esta fase el cuerpo femenino está más que preparado para los entrenamientos de larga duración y los ejercicios de equilibrio y mantenimiento, debido a la bajada del estrógeno y la subida de la progesterona. Fase ideal para relajarse.

Te puede interesar