María Benjumea: “Soy una ‘startupera’ del 54”

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Jordi Benítez

Nació en Madrid hace 64 años, y es la pequeña de diez hermanos. Desde el año 2000 está especialmente ligada a Internet. Ese año fundó Infoempleo, una web enfocada al trabajo cualificado que le compraron en 2005. Tras salir de allí, en 2012 creó Spain Startup, una compañía que dos años más tarde daría origen a South Summit, un evento de emprendedores e inversores que se ha convertido en el más importante del sur de Europa. Cada año acuden 7.000 personas, y esta startupera espera que crezca mucho más, por el bien de las empresas y de España.

Por eventos como el suyo, da la impresión de que se va consolidando el mundo de las startups españolas. ¿Qué le parece?
Me entusiasma ver cómo está evolucionando nuestra sociedad: las organizaciones, las corporaciones… Estoy encantada de vivir en esta época. Cuando lanzamos Infoempleo, estábamos en el ojo del huracán. Aquello era una hoguera de las vanidades. Se pedía una transformación de la noche a la mañana. Se buscaba más el pelotazo, y quizá por eso pinchó. La actual es una transformación maravillosa. Hay mucho trabajo, perseverancia, equipos competentes y un foco flexible. Al mal tiempo se le pone buena cara.

¿Qué ha cambiado, fundamentalmente?
Las corporaciones: las empresas. Se han dado cuenta de que es fundamental transformarse y adaptarse para poder sobrevivir. Se ha acabado aquello de hacerlo todo dentro y calladito para que nadie se entere. Todo va tan rápido que hay que encontrar la innovación allá donde esté. Por eso la pareja de actualidad es la que forman las empresas muy grandes con las muy pequeñas. Se busca que ganen las dos: lo nunca visto, pero es que, si no, no funciona. A mí me compraron el 51% de Infoempleo. Me costó darlo, pero entendí que era lo mejor. Primero me regalaron los oídos (lo bien que lo hacía, que yo era la que sabía…). Cuando se ajustaron las cuentas, ellos se pusieron al frente. El que pierde es el que compra, y las corporaciones se han dado cuenta. La nueva ley de la selva es colaborar, no apoyar. Yo te genero negocio, y tú me generas. Necesito que estés contento para que sobrevivas y me puedas aportar.

¿Algún ejemplo?
Fintonic y BBVA. Han llegado a un acuerdo. Han desarrollado una app que es un agregador de cuentas. BBVA está siendo un actor fundamental. Su presidente, Francisco González, lo tenía muy claro desde hace mucho tiempo. Ha transformado su negocio. Me parece un visionario. Lo están haciendo increíblemente bien. Ferrovial está llevando a cabo pilotos. Ha desarrollado el sistema de climatización del aeropuerto de Heathrow (Londres) con una startup. Funciona según cómo pisas. También se han metido en la movilidad inteligente en ciudades con Wondo y Zity. Endesa también hace cosas. Los dinosaurios de toda la vida se están reinventando.

¿Qué les ha hecho cambiar?
Cuanto más rápido se transforme el ecosistema, es mejor para todos. Cuanta más gente haya innovando, más posibilidad hay de que surjan nuevos productos y servicios. La transformación de las corporaciones se da porque ven que, o se reinventan, o mueren. Esto es nuevo para todos. Los más avanzados se están poniendo los pañales. Si te pones las pilas como persona y como organización, ves que esto es un aprendizaje compartido, y que es prueba y error. BBVA se ha unido este año a nosotros como ecosystem partner durante todo el año. Quiere consolidar el ecosistema y, como multinacional, se ha dado cuenta de que esta ha de ser una apuesta país.

Así lo anunció también el presidente de Gobierno en el South Summit del pasado mes de octubre.
Agradecí mucho que viniera, y la firmeza con la que habló. Lo primero que anunció es clave: un marco legal y el reconocimiento jurídico específico de las startups. Lo citó con todas las letras, y explicó que ahora van a desarrollarlo. No creo que quede en agua de borrajas. PP y Ciudadanos están en la misma línea. A Podemos siempre le invito y nunca viene: no sé por qué. Pero, en cuanto a los que están a favor, si te dan la mano, hay que agarrarla. La unión hace la fuerza.

Habló de incentivos fiscales, pero la UE siempre ha tratado de impulsar las startups con subvenciones. ¿Qué política le gusta más?
Las subvenciones solo crean parásitos. No hay que regalar dinero. Hay que vender lo que haces, y ha de haber circulante; si no, no hay empresa. Hay que premiar el riesgo. Hay un montón de dinero. La inversión en startups en España creció un 50% en 2017, hasta alcanzar los 800 millones de euros. El 70% es dinero internacional. Los fondos que han venido este año a South Summit suman 55.000 millones de euros. El Fond-ICO ha sido un golazo espectacular. Sus planes de coinversión se basan en que yo te invierto, pero el retorno me lo multiplicas por dos. Enisa ha funcionado muy bien. Yo daría cero subvenciones.

¿Cómo se financian ustedes?
A pulmón; siempre con el ansia del llego o no llego. Nuestros costes son de unos cuatro millones de euros al año. No tenemos ningún apoyo. Los que están (Ferrovial, Endesa) es porque les interesa. Decidí montar esta empresa como una SL, con la idea de que ha de ser sostenible y de que trabajamos en algo importante para la sociedad y para España. Soy muy española y estoy muy orgullosa de nuestras empresas. Voy con mi bandera a todas partes. Ahora somos 18. En el South Summit se incorporan becarios y voluntarios. Gente maravillosa. Cobro cuando hay dinero. Eso sí: siempre hemos pagado las facturas, aunque hayamos estado con la soga al cuello. Ahora llegamos a un punto de inflexión. Las cosas se pueden hacer, pero requieren de un trabajo ímprobo y hacerlo sostenible.

¿Cuáles son sus objetivos de futuro?
Ser la plataforma de innovación y encuentro de los actores clave del ecosistema durante todo el año. Nos conectamos online y nos vemos en los lugares donde celebremos eventos. El año pasado empezamos en Colombia. Antes de final de año queremos estar en México. También iremos a Perú y Argentina. Queremos ser globales y locales, porque hay que vender en tu tierra. Por eso también haremos verticales en ciudades. Esto hay que hacerlo mucho más grande, e interesa que sea una apuesta del país. 

Entrevista publicada en el número de noviembre de 2018 de la Revista Capital.

Te puede interesar