The Georgian Manor House tiene las claves para orientar una educación de éxito en el futuro

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Redacción

¿Cómo tengo que educar a mi hijo para que tenga éxito el día de mañana?. Esta es una de las preguntas que suele rondar la cabeza de la mayoría de los progenitores que temen un mercado laboral incierto y buscan nuevas fórmulas para garantizar un futuro estable para sus hijos. The Georgian Manor House es una consultoría educativa boutique cuyo modelo de negocio es pionero en Europa: detectan de manera precoz el talento de sus alumnos y desarrollan una orientación curricular personalizada desde edades tempranas.

En base a sus más de ocho años de experiencia en este sector, han desarrollado un profundo análisis de los cambios que está provocando la inserción de la inteligencia artificial en las empresas y cómo deberán prepararse los futuros profesionales para adaptarse a las nuevas demandas laborales. “Todos los sectores profesionales van a estar afectados por la revolución de la inteligencia artificial. Cuanto más repetitivo y especializado sea el trabajo, más susceptible será de ser automatizado”, afirma Alonso González de Gregorio, consultor de carreras profesionales y director de The Georgian Manor House, “esto nos pone en peligro a todos, pues vivimos en una cultura que nos avoca a la especialización y a ser expertos en una sola cosa. Ésta, que fue la receta del éxito en la anterior revolución industrial, en el futuro será la receta del fracaso”, afirma.

Alonso González de Gregorio, en sus más de ocho años de carrera orientando a jóvenes de todo el mundo hasta las más prestigiosas universidades como Standford o Cambrige, ha querido dar un paso más y desarrollar en base a su experiencia una “receta” de seis claves para orientar a los hijos hacia el éxito profesional y personal en un futuro no tan lejano. Unas habilidades que es importante trabajar desde edades muy tempranas.

1. Deberán ser muy curiosos: nos encontramos en una sociedad en constante cambio y, por ello, la apertura al cambio es el rasgo de personalidad más importante a cultivar y sobre el cuál deben construirse las demás competencias.

2. Aprendizaje constante: los continuos cambios que sufre la sociedad de un día para otro harán que los puestos de trabajo se queden obsoletos a medida que surjan nuevos avances, productos… Algo que exigirá que nos acostumbremos a formarnos durante toda la vida.

3. Habilidades sociales: en un mundo en el que la tecnología amenaza con suplantar al ser humano en casi todos los ámbitos profesionales, todas aquellas actividades que demanden la interacción social serán cada vez más importantes.

4. Necesidad de auto-conocimiento: la inestabilidad laboral y los constantes cambios en la sociedad, demandarán personas con una alta tolerancia a la frustración y a la incertidumbre. Aquí juega un papel fundamental el aprendizaje desde edades muy tempranas.

5. Creatividad: aquí reside la habilidad para encontrar soluciones eficientes, innovadoras y efectivas a posibles problemas. En The Georgian Manor House, lo detectamos en la rareza de las respuestas del alumno, es decir, en su originalidad. Esta será una de las partes que más tardará en emular la Inteligencia Artificial ya que requiere de conocimientos muy amplios en disciplinas muy dispares.

6. Entrenamiento de la aptitud existencial: la Inteligencia Artificial también tardará en llegar a emular la capacidad que tiene el ser humano para trascender a lo material, abstraerse, valorar las consecuencias de lo que se hace y las emociones que esto provoca. Es una de las habilidades más importantes que poseen las personas porque está relacionado con la capacidad de observarse a uno mismo, reinventarse y proyectarse a largo plazo como especie.

Te puede interesar