Cinco consejos para tener la mejor terraza de verano

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Redacción

España tiene cerca de 310.000 establecimientos de hostelería, según datos de la CEHE de 2017. De esa cifra, el 89,70% pertenece a comercios de restauración. En total, cuatro comunidades autónomas reúnen más de la mitad de estos establecimientos: Cataluña, Madrid, Comunidad Valenciana y Andalucía.
 
En estas fechas y con una primavera que se presenta calurosa, a priori, especialmente afortunados serían los negocios hosteleros que cuentan con una terraza en estas regiones. Por ejemplo, en Barcelona se cuentan cerca de 5.000 terrazas1, mientras que en Madrid unos 4.700 establecimientos disponen de este tipo de espacios, lo que supone un 20% del total de locales de restauración de la capital y donde al año se sirven un total de 100 millones de consumiciones, según La Viña, Asociación Empresarial de Hostelería de la Comunidad de Madrid. El negocio que suponen estas mesas al aire libre para sus propietarios es jugoso, por lo que conviene sacarles el máximo partido en los próximos meses.

OpenTable, la plataforma de reservas online de restaurantes, ofrece cinco consejos para tener la mejor terraza de verano. Son estos:
 
1. No hay primavera -ni terrazas- sin flores.  Las plantas siempre son una buena opción, tanto en interiores como en exterior. Transmiten naturaleza, paz y energía positiva. Además, son un humidificador natural, ya que regulan la temperatura refrescando el ambiente. El toque primaveral y colorido que darán a tu terraza la harán muy llamativa.
 
2. Un oasis en el asfalto. Los clientes quieren escapar de su rutina diaria y olvidar por unos momentos el bullicio y estrés de la ciudad. La comodidad y la creación de ambientes originales que les evoquen unas vacaciones es un punto clave para el éxito de tu terraza. Incluir sillones y pufs cómodos o espacios chill out harán que sea la más deseada en la zona.
 
3. Sol y sombra.  Con la entrada de la primavera, los días son más largos y el ocaso llega cada día más tarde. Por ello, un punto fundamental es tener bien controladas las zonas de sol y sombra. Proteger a los clientes con toldos, sombrillas, pérgolas o incluso con las mismas plantas de la decoración será un detalle a agradecer. Además, le dará un toque más chic al espacio.
 
4. Los pequeños detalles marcan la diferencia. Las personas buscan un lugar para desconectar después de una jornada intensa de trabajo y una buena decoración les llamará la atención inevitablemente en el momento de elegir. Detalles como velas, lámparas o una bonita y sencilla carta, te harán destacar entre el resto de terrazas de una misma calle. Una vez caiga la noche, un toque de luces suaves como LEDs y guirnaldas de bombillas pequeñas darán al espacio un brillo cálido irresistible.
 
5. Música (adecuada) para desconectar. Hay estudios que demuestran que la música es un factor determinante para tomar decisiones, calificándola como un estímulo positivo en el momento de hacer una compra. En un restaurante, los clientes buscan estimular todos sus sentidos y el oído no puede ser menos. Sin embargo, no vale cualquier música: la personalidad y estilo de nuestro bar es la que indicará la banda sonora que debemos elegir. Por ejemplo, si la terraza es de estilo ibicenco, la música chill out será un acierto, pero si ofrecemos una terraza de inspiración andaluza, el tipo de sonidos tendrá que ser diferente.
 
Lo que va a recordar el cliente es la sensación global de cómo se ha sentido en ese lugar. Una bonita imagen o un buen olor son algunas de las experiencias que se llevará el comensal y guardará en su retina como un recuerdo positivo y agradable. 

Te puede interesar