El “todo a 17” provoca que el Gobierno quiera cobrar por circular en autovías

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Juan M. Comas

España camina tras la senda de Portugal. Si usted ha tenido ocasión de visitar recientemente el país vecino habrá advertido de la necesidad de registrarse al entrar en el país para asociar el número de su matrícula con el de una tarjeta bancaria. Este sistema permite que el usuario, sin detener la marcha, pague por el uso que haga de la red de autovías del país vecino, pues las autopistas continuan manteniendo los tradicionales  peajes.

La instalación de cientos de portales con cámaras de televisión conectadas a un sistema informático encargado de realizar los cobros a las tarjetas permite al país luso cobrar por el uso de las autovías, una medida exigida por los “hombres de negro” de Bruselas, tras la intervención de la economía como consecuencia del rescate realizado a sus bancos.

Pues bien, el Gobierno socialista de Pedro Sánchez está detrás de poner en marcha un sistema similar en nuestro país y así, el españolito medio se verá obligado a pagar, pagar y pagar por viajar de un lugar a otro. Así, viajar de la ciudad hasta ese pueblito de veraneo, nos puede costar, dependiendo de lo que contamine nuestro vehículo, entre 10 y 25 euros por trayecto. 

Viajar de la ciudad hasta ese pueblito de veraneo, nos puede costar, dependiendo de lo que contamine nuestro vehículo, entre 10 y 25 euros por trayecto

¿Se imaginan que viajar de Madrid a Extremadura, por la cochambrosa autovía, nos costara 15 euros sólo la ida? Pues bien,  el consejero delegado de Abertis, José Aljaro (una de las principales compañías gestoras de infraestructuras que podría llevarse más de un contrato multimillonario por el mantenimiento de estas vías) se posicionó este martes por un sistema de “peaje blando” para determinados recorridos y que, por ejemplo, un viaje entre Madrid y Badajoz cueste entre cinco y 10 euros, según informa Servimedia. 

Es más, Aljaro señaló también que tiene que haber un debate entre todos los partidos políticos y desveló que todos están de acuerdo en el “pago por uso” aunque no lo expongan públicamente.

La pregunta que nos hacemos los ciudadanos de a pie es la siguiente: ¿Para qué demonios pagamos impuestos? La respuesta parece ser el mantenimiento del bienestar del Estado, y no el Estado de bienestar que pensábamos que pagábamos. Pero ya se ve, unos más que otros…

 

Te puede interesar