La vida es simple con Car2Go

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Redacción

Tras un exhaustivo estudio de la ciudad, Gianni Martino desembarcó en Madrid hace cuatro años. El actual director de Car2Go para el sur de Europa tenía claro que la capital de España iba a ser un éxito para sus coches compartidos. Así lo comentó con Paco, el abogado que les alquiló el bajo que hoy tienen en el número 35 de la calle San Bernardo. Paco corroboró la tesis de Martino, quizá por el interés que tenía en arrendar su propiedad, pero el ejecutivo de Car2Go poseía muchos datos para sustentar su apuesta.

La calidad del transporte público, el elevado nivel de lluvia o la demostrada disponibilidad de los habitantes a probar cosas jugaban a su favor, y acertó. Cuatro años después de aquello, Madrid es la tercera ciudad del mundo con más usuarios de Car2Go: 237.000 en 2018, tan solo por detrás de Berlín (Alemania) con 282.000; y Chongquing (China) con 273.000.

La compañía fue repitiendo su estudio de mercado antes de hacer circular sus coches en distintas ciudades del mundo. Ya está presente en veintiséis ubicaciones repartidas por Europa, EE.UU. y China. Por ellas ofrece sus 14.000 vehículos y ha conquistado a 3,6 millones de clientes. El primer millón lo alcanzó seis años después de haber lanzado su primer proyecto piloto en Ulm (Alemania), en 2008; los dos millones llegaron en 2016 y los tres millones en 2018.

Visitar la sede de Car2Go en Madrid permite concluir que una de las claves de su negocio es vigilar los costes. En su oficina no hay más de 10 personas. En ciudades como Roma trabajan en salas de coworking, compartidas.

Mantener el negocio requiere vigilar la actividad de los coches de un modo constante. La compañía tiene contratada una empresa de servicios externa con decenas de personas que se ocupan de revisar los vehículos que hay que recargar o de situarlos en las zonas más transitadas.

Car2go tiene subcontratada a otra empresa que revisa, recarga y resitúa los vehículos en las zonas más transitadas

El software de la aplicación con el que se reservan los coches ha sido mejorado en sucesivas ocasiones para hacerlo más sencillo. También se han ido ampliando las zonas en las que pueden usarse los vehículos. En Madrid, por ejemplo, antes solo era posible alquilarlos dentro de la M-30. En la actualidad puede hacerse fuera de ella, en zonas como Carabanchel o Moratalaz. Se han renovado los vehículos y se han comenzado a ofrecer coches de cuatro plazas.

La facilidad de uso es una de las grandes ventajas de Car2Go. Una vez reservado, el coche se abre en un segundo y medio al llegar a él. Otra ventaja es el pequeño tamaño de sus vehículos Smart, que se aparcan en cualquier sitio. Estas características encajan con el tipo de usuario, que posee un gran sentido práctico, es mujer en un porcentaje elevado (35%) y tiene entre 26 y 39 años.

La pregunta es cómo se puede hacer negocio con unas tarifas tan bajas (0,24-0,34 euros el minuto). La respuesta obvia es con mucho volumen. “Y lo tenemos”, sostiene Gianni Martino. Solo el año pasado, los usuarios de Car2go alquilaron más de 25 millones de veces alguno de los 14.000 vehículos de su flota global.

El número de trayectos aumentó especialmente en ciudades como Berlín (incremento de 401.000 usos), Milán (aumento de 303.000 viajes) y Turín (174.000 trayectos más realizados este año).

Además, los miembros de Car2go realizaron más del 12% del total de los viajes con vehículos eléctricos, suponiendo siempre cero emisiones locales. Por otro lado, el tiempo medio de alquiler aumentó en más de un 10% en comparación con el año anterior. Parte de la explicación puede venir del desarrollo de los paquetes de uso, en los que Martino tiene grandes esperanzas. Tener dos horas un Car2Go cuesta 19 euros; conservarlo cuatro horas, 29 euros.

Sobre negocio concreto, no hay ningún dato; tan solo los que se publicaron hace un tiempo sobre España: cinco millones de euros de facturación, 1,5 millones de pérdidas en 2016. Gianni Martino reconoce que aún están en periodo de inversión (una manera de decir que todavía no ganan dinero), pero afirma que su plan de negocio a largo plazo va mejor de lo que esperaban y que alcanzarán el punto de equilibrio “antes de lo previsto”.

La compra del gigante Daimler a Europcar del 25% que le restaba para hacerse con el 100% de Car2Go puede considerarse una señal de confianza en el potencial del negocio.

Alguno podría pensar que la crisis entre los taxis y los servicios VTC (Cabify, Uber, etc.) podría favorecer a Car2Go, pero a Martino se le tuerce el gesto al considerarlo: “Es una pena. El carsharing funciona bien cuando el transporte público también lo hace”. Suena paradójico, pero el directivo afirma que es así, del mismo modo que también se usa más el coche compartido cuando llueve. El mal funcionamiento del transporte público y su descenso en el uso perjudica a Car2Go: la gente no sale, y en ese caso no se plantea utilizar un coche compartido, lamenta Martino.

Frente a este contratiempo, el directivo prefiere centrarse en las ventajas que trae su negocio. Entre ellas afirma que cada coche suyo evita dieciséis coches en la ciudad, y menos coches traen también más aire limpio. Martino reivindica la importancia de su matriz Mercedes, que con Car2Go “ha inventado otra vez el coche, y ahora es un servicio, no una propiedad”.

De cara al futuro, la llegada del coche autónomo no tendría por qué perjudicar al negocio de los vehículos compartidos. Martino admite que su llegada “va a ser interesante”, y que quizá, en su caso, permitirá que el coche que se reserva con su aplicación conduzca al usuario y le aparque dónde vaya.

Soñar es gratis en este negocio, como en tantas otras cosas. Pero, para seguir avanzando, hay que ver dónde puede ir creciendo el servicio, y eso no siempre es fácil. “Nos interesa crecer en España, pero depende de que las reglas sean compatibles con el coche compartido”, señala Martino.

“Si no nos permiten aparcar en zonas de residentes, como en Madrid, no podemos ir. En los parking cerrados no hay señal de conexión”, añade. Como se ve, todo negocio tiene sus retos, y a Car2Go le quedan obstáculos por sortear. Entre ellos está la competencia, en la que cuenta con enemigos de envergadura: Emov, propiedad del grupo PSA, ya alcanza los 200.000 usuarios en Madrid, tan solo 37.000 menos que Car2Go; Zity, de Ferrovial y Renault, llega a los 157.000 usuarios; Wible, perteneciente a Repsol en un 50%, espera conseguir los 100.000 clientes este año. ¿Quién ganará la batalla? Cuantos más actores haya y más servicios ofrezcan, mejor para el usuario. 

Así están las tarifas

Wible
Número de unidades: 500
Modelo: Kia Niro Híbrido Enchufable
Zona de actuación: Todo el interior de la M-30. Al norte de Madrid, hasta Mirasierra. También incluye los barrios de Las Tablas, Sanchinarro, Alcobendas y Campo de las Naciones. Al este de la capital, WiBLE abarcará todo el perímetro limítrofe con la calle Arturo Soria hasta la calle Alcalá y los barrios de Concepción y Quintana. Y al oeste, la Ciudad Universitaria y su perímetro
Tarifas: Básica: 0,24 euros/min. la primera hora.
Flexible: 0,24 euros/min. la 1ª hora; 3 euros a partir de la 2ª
24 horas: 50 euros.

Car2Go
Número de unidades: 850
Modelo: Smart
Zona de actuación: M30 y algunos barrios adicionales
Tarifas:
Cuota de alta: 9 euros. Entre 0,19 euros y 0,31 euros el minuto según la zona.

Emov
Número de unidades: 600
Modelo: Citroën C-Zero
Zona de actuación: Todo el interior de la M-30. Las Tablas, Sanchinarro, Pueblo Nuevo y Ventas
Tarifas:
Cuota de alta: 9 euros.
Básica: 0,25 euros por minuto
Pack de 50 minutos: 10,5 euros.
Pack de 200 minutos: 38 euros.
Pack de 400 minutos: 68 euros.

Zity
Número de unidades: 658
Modelo: Renault ZOE ZE 40
Zona de actuación: La zona de cobertura supera el anillo de la M-30 madrileña hasta cubrir un área de 96 kilómetros cuadrados. Esta zona comprende todo el radio de la M-30 y los barrios de San Chinarro, Las Tablas, Hortaleza, Barrio de la Concepción, Quintana, Pueblo Nuevo, parte de Peñagrande, Mirasierra, Pinar del Rey, Mirasierra, Montecarmelo, Fuentelarreina, Simancas y Salvador. Además, acabamos de ampliar la zona de servicio a distritos del este y sureste de Madrid: Puente de Vallecas, Villa de Vallecas, Moratalaz y Vicálvaro, así como los barrios de Vinateros, Portazgo, Palomeras Sureste, Pavones, Marroquina, Horcajo, Rosas y a los alrededores del estadio Wanda Metropolitano
Tarifas: Precio por minuto de conducción: 0,26 euros
Precio por minuto de aparcamiento (Stand By): 0,09 euros/min.
Tarifa plana 4 h.: 21 euros.
Tarifa plana 8 h.: 36 euros.
Tarifa plana 24 h.: 66 euros.

Reportaje publicado en el número de febrero de 2019 de la Revista Capital.

Te puede interesar