Bosch ayuda a garantizar la seguridad de los visitantes en la Semana Santa de Sevilla

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Redacción

El Ayuntamiento de Sevilla y Bosch España colaborarán, por segundo año consecutivo, para garantizar la seguridad de los visitantes durante la Semana Santa 2019. Este proyecto de Smart City enfocado hacia la seguridad utiliza la analítica de video de las cámaras de Bosch como sensores inteligentes, los cuales proporcionan información en tiempo real sobre la afluencia de personas, aglomeraciones, aforos virtuales, detección de objetos en velocidad y vehículos pesados en zonas peatonales. Este año, como novedad, incorpora la detección de ruidos críticos que puedan generar situaciones de pánico, así como la instalación de sensores de aparcamiento Bosch, que detectarán vehículos estacionados bloqueando salidas de emergencia o zonas de evacuación.   

Además de Bosch, Axión, Protelsur, y Sitelén – empresas vinculadas a la innovación y que forman parte del programa Smart City Partners de Bosch –  colaboran en el proyecto para garantizar un ecosistema de seguridad integral.

La información de las cámaras y de los sensores de aparcamiento de Bosch es recogida por la plataforma IoT de Axión, la cual se encarga de tratar los datos de conteo, alarmas y ocupación, y ofrecerlos a la ciudad, quien gestiona el resto de subsistemas como el alumbrado público, la megafonía o la mensajería de emergencia. Esta compañía ha desarrollado distintas herramientas destinadas al tratamiento de datos y a la gestión coordinada de la ciudad, especialmente, ante los grandes eventos. Para conseguir la mayor efectividad en el conteo de personas, las cámaras han sido instaladas en altura con visión cenital por la empresa Protelsur en diferentes puntos estratégicos de la ciudad, como los accesos al centro, las principales vías de evacuación y plazas públicas. Por su parte, Sitelén opera como servicio técnico certificado Bosch para la puesta en marcha y el mantenimiento del operativo.

Los sensores de aparcamiento de Bosch se han instalado en zonas críticas donde los vehículos pueden obstaculizar salidas de emergencias o zonas de evacuación. Tanto las cámaras de video como los sensores están conectados directamente al Centro de Coordinación de Emergencias (CECOP) mediante conexiones de fibra óptica y 4G (LTE) implementadas y aseguradas IP-Sec.

Las soluciones Bosch han sido seleccionadas para este proyecto debido a una serie de puntos diferenciales que las convierten en idóneas para este servicio. Las cámaras tienen analítica de video embebida, lo que les permite ser conectadas mediante conexiones débiles como 4G, WiFi, o Satélite B-PLC. Además, son fiables en el conteo de personas y detección de grados de ocupación, siendo posible realizar con ellas un análisis de ruido y generación de alarmas por frecuencia o decibelios. Disponen también de tecnología starlight para una visión en color aun con bajos niveles de iluminación, así como rango dinámico extendido (WDR) capaz de gestionar de forma óptima los cambios de luz y los contraluces, tanto de día como de noche. La seguridad en los datos (TMP) está implementada en las cámaras a nivel hardware, tienen un bajo consumo de datos y almacenamiento del streaming de video y posibilidad de almacenamiento redundante en la cámara y en el CECOP.

Por su parte, los sensores de aparcamiento disponen de doble tecnología de detección y son fáciles de instalar.

Gestión inteligente de multitudes: las cámaras de Bosch como sensores

La Semana Santa en Sevilla concentra a cientos de miles de visitantes en el centro histórico de la ciudad, al paso de las hermandades que hacen penitencia desde su templo hasta la Catedral. La alta concentración de personas, unido a la arquitectura de la ciudad en esta zona (calles estrechas con recovecos), hace que se eleve el riesgo de que se produzcan avalanchas de personas por falsas alarmas generadas por la caída de elementos metálicos, gritos o carreras de grupos de personas que, en muchas ocasiones, han sido intencionados. Esto ha provocado en los últimos años situaciones de pánico colectivo que han derivado en estampidas y aplastamiento de personas, ruptura de la procesión, abandono de imágenes y numerosos daños materiales, además de generar una imagen negativa sobre este acontecimiento, que es un reclamo turístico de la ciudad.

Por eso, el Ayuntamiento necesita herramientas que le permita conocer, en tiempo real, los flujos de personas que acceden al centro, el grado de ocupación de los diferentes tramos del recorrido, posibles aglomeraciones en vías de evacuación, control de aforos virtuales, el inicio de carreras o estampidas, la detección de vehículos en zonas peatonales o aparcados incorrectamente en zonas de evacuación y el análisis de ruidos críticos. Con esta información, además de con el visionado en directo de las cámaras y la permanente comunicación con la Policía, los responsables del Centro de Coordinación de Emergencias (CECOP), pueden enviar mensajes en directo a la población a través de megafonía, redes sociales y balizas Bluetooth, actuar sobre el alumbrado público – llevándolo a su máxima intensidad -, o activar la intervención de la Policía. El objetivo final es la obtención de forma automática y fiable del grado de ocupación de las diferentes vías del centro, pudiéndose conocer en tiempo real cómo se comportan los visitantes y los vehículos, y poder tomar medidas preventivas para evitar situaciones de riesgo para la población. Además, con las estadísticas de afluencia obtenidas a lo largo de este año, se podrán planificar nuevas acciones para próximas ediciones.

Bosch participa en este proyecto por segundo año consecutivo, aportando nuevas soluciones para una mejor gestión de la seguridad ciudadana en las Smart Cities, y espera poder replicar este concepto de “Gestión Inteligente de Multitudes” en otras ciudades españolas.

Te puede interesar