Cuatro tendencias para un armario más sostenible

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Redacción

Tras la tragedia del Rana Plaza en Bangladesh el 24 de Abril del 2013, fábrica textil que colapsó por un mal mantenimiento y en la que murieron 1.138 personas más miles de heridos surgieron voces alertando de los problemas que el fast fashion ocasiona y a los que no visibilizamos en Occidente al ser lejanos.

Una de estas voces se concretó en la formación de Fashion Revolution, que organiza esta semana la Fashion Revolution Week para conmemorar el accidente del Rana Plaza y recordarnos que tenemos que cambiar la forma en la que vestimos.

Además la industria de la moda es la segunda más contaminante sólo superada por el sector petrolífero. Es la responsable del 20% de vertidos tóxicos a ríos y mares,  y del 10% de las emisiones de dióxido de carbono.

Y también representa un problema debido al consumo excesivo de agua, ya que  son necesarios más de 10.000 litros de agua para fabricar unos vaqueros, y unos 2.500 litros para  confeccionar una camiseta.

En el marco de esta semana, os presentamos cuatro tendencias que formarán parte de tu armario sino lo han hecho ya y tienen como objetivo la lucha por una moda más ética y más sostenible, con propuestas  que van desde cambiar el modo en el que consumimos, reciclar materiales o apostar por dar una segunda vida a las prendas. Algo se mueve en la moda, no solo en las grandes compañías como H&M, los emprendedores españoles quieren estar a la vanguardia de esta revolución.

1) Fashion Sharing: es la propuesta de Ecodicta, una plataforma de fashion sharing en la que por una cuota, como Netflix, puedes renovar tu armario mes a mes sin acumular. Te proporcionan  entre 2 y 4 prendas cada mes. Tu decides si las quieres para diario, el trabajo o eventos, las disfrutas durante 30 días y devuelves para recibir una nueva box. Mercedes García, founder,  sostiene que “nosotros apostamos por dar más vida a las prendas. A través de rotar las prendas entre distintas mujeres, alargamos su uso y evitamos la compra compulsiva. Además, es muy divertido y permite probar nuevas marcas y estilos, sin tener que comprar.”  De momento, solo tienen el servicio para mujeres, pero esperan pronto ampliar el servicio a hombres.

2) Materiales sostenibles: que utilizan materiales novedosos con bajo impacto medioambiental y fruto de la innovación e investigación.

Entre ellas tenemos a Hupit, una marca mediterránea que utiliza seda cruelty free para confeccionar vestidos que resaltan la feminidad a través de líneas sencillas y elegantes, con tonos inspirados en la naturaleza como tonos tierra y neutros, que permiten una gran versatilidad. Su fundadora Marisol Estelles, afirma que su marca “se sostiene sobre cuatro valores: lo ecológico, lo sostenible, lo saludable y lo cruelty free”.

Otra propuesta venida desde Tarifa es Maria Malo, que nos propone materiales  sostenibles procedentes de Bali como el bambú para su línea activewear y tencel para vestidos, dando como resultado colecciones de vestidos elegantes y sencillos, de alta calidad tanto para el día como para la noche.

Roca Mood es la firma de Lucia Roca, que  inició este proyecto en el que moda y emoción están íntimamente conectadas. Sus prendas están hechas de tencel, fibra natural procedente del eucalipto, o tejidos tradicionales como el algodón egipcio. Esta joven diseñadora ha abierto un espacio creativo en el corazón de Chamberí donde dialogan sus creaciones con las de otras emprendedoras del sector textil y de las artes plásticas. “Siempre he creído que otra forma de consumo es posible y propuestas innovadoras es lo que la moda necesita y lo que el planeta requiere urgentemente”.

En complementos, una empresa innovadora y con recorrido es ONE OAK, que fabrica relojes, mochilas y gorras hechos con madera y otros materiales altamente biodegradables como el corcho o el poliéster reciclado. En concreto, la madera utilizada es certificada FSC (Forestal Stewardship Certificate), permitiendo reducir la huella de carbono en un 50% respecto a un reloj convencional de acero inoxidable. Por cada venta, plantan un árbol con tu nombre en zonas amenazadas medioambientalmente en España, involucrando a la comunidad local en las reforestaciones. De esta forma consiguen concienciar en materia de sostenibilidad tanto a zonas rurales como urbanas, siendo las mismas parte de la solución local a un problema de carácter global.

3) La apuesta por materiales reciclados o rescatados: centrada en la reutilización de desechos o de sobrantes de otros procesos, las empresas de este sector apuestan por la economía circular.

Una las propuestas más llamativas e interesantes es la de Flip&Flip, procedente de Zaragoza, que ofrece mochilas con lonas recicladas de camiones. SU CEO, Ignacio Berges, explica que la idea nació “al descubrir que los materiales que se desechan tienen vida propia, y que le  impactó la cantidad de residuos que generamos los seres humanos. Flip&Flip surgió para darle la vuelta a todo esto, transformando esos residuos en nuevos productos con un diseño único, funcional y atractivo.”

En cuanto a complementos, tenemos a Ekomodo, iniciativa surgida en Euskadi, que transforma botellas de plástico en atractivas fundas para portátiles, 100% recicladas y 100% reciclables, combinando diseño, innovación y sostenibilidad

4) Con causa social: marcas que cuidan tanto la estética como el trasfondo social, con un compromiso pleno en colaborar con ongs y otros grupos del ecosistema social.

Una de ellas es Noisno, marca que dona el 20% de sus beneficios. En palabras de su fundador Guillermo González, “Cada bolsillo colabora con una ONG/proyecto relacionado con la causa que representa de forma que cuando vendamos una camiseta la donación va destinada a esa causa específica”. Con esto consiguen que sus bolsillos cuenten historias y transformen la sociedad.

Mario Cruz es una marca afincada en Madrid. Con una fuerte identidad y una visión personal sobre nuestro mundo, su público se define por poner esmero en conseguir una imagen cuidada y divertida. Además, cada prenda se trabaja en colaboración con APRAMP (Asociación para la Prevención, Reinserción y Atención a la Mujer Prostituida) mostrando así su compromiso con el momento actual.

La revolución de la moda ha comenzado, marcas más sostenibles y nuevos modelos que ayudan a reducir la contaminación y que dan una segunda oportunidad a materiales a través del reciclaje. Nuevos conceptos para un planeta más sostenible.

Te puede interesar