Celebra el Día de la Madre con un plan gastronómico especial para ella

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Redacción

El domingo 5 de mayo se celebra el Día de la Madre y muchos estaréis pensando en qué regalo hacerle este año porque ella se merece todo. Os damos varias opciones para disfrutar de un desayuno, comida o cena junto a ella y así dejarle con la boca abierta.

Agradecerle todo lo que hace por ti nunca está de más y seguro que será todo un acierto si además le invitas a uno de estos restaurantes que elegimos para cada tipo de madre amante de la gastronomía según su exquisito paladar:

1. Para madres elegantes y de paladar exquisito
Para un gran acontecimiento como es el día de nuestras madres hay que elegir un gran restaurante que combine innovación y tradición a partes iguales. El icónico Zalacaín, recientemente galardonado con dos Soles Repsol, es sinónimo de alta gastronomía y un acierto seguro para el homenaje gastronómico que tu madre se merece. Si es una amante de los vinos y el champagne —con más de 1.000 referencias para encontrar el maridaje perfecto— seguro que si os dejáis guiar por las recomendaciones de Carmen González, Maître y directora de operaciones, cautivarán el paladar de tu madre. Además, su chef ejecutivo, Julio Miralles, presenta una carta entre lo tradicional y lo actual que se puede degustar en medias raciones, así posibilitan una degustación más amplia de platos. Un clásico que debes pedir en la elección es el Pequeño Búcaro Don Pío (huevos de codorniz con salmón ahumado y caviar Beluga) y como novedad en la carta de primavera os recomendamos un plato delicado y exquisito: el Canelón de pato al vermú.

En la visita a Zalacaín siempre hay que dejar un hueco para sus famosos Crêpes Zalacaín que te preparan en sala mientras disfrutas del maravilloso olor que desprende el vaivén de la sartén caramelizando el azúcar y con el zumo de naranja para salivar con ellos incluso antes de que lleguen a la mesa. ¡Una delicia que pondrá la guinda a la comida o cena con tu madre!

2. Para madres modernas y atrevidas
Si a tu madre le gusta arriesgar para descubrir nuevos sabores y no le importa mancharse las manos comiendo, tenemos el restaurante para ella: la taquería moderna Mawey Taco Bar. Puedes encontrar dos locales en la capital: el de Gran Vía en pleno centro (Calle San Bernardo, 5 dentro de Pasaje de la Gran Galería) o el de Chamberí (calle Olid, 6). Allí podrás encontrar más de diez variedades de tacos de autor, entre los que destacan el Taco gobernador con queso oaxaca y polvo de kikos, el Taco campechano de rubia gallega con tres chiles y piparras y para las amantes del pescado el Tacos Tikin-Xic de pez mantequilla con salsa de chile de árbol. ¡Alucinará!

Si a tu progenitora le gustan los cócteles te recomendamos maridar los tacos con un trago refrescante y chispeante: su Piel de Iguana o un Margarita. Aunque siempre se puede pedir una Michelada con limón verde o una bebida que cada vez se están haciendo más popular entre sus clientes como es La Paloma, elaborada a base de Tequila, zumo de lima, zumo de toronja o pomelo (como lo conocemos en España), y sal negra.

3. Para madres de paladar viajero
Realizar un viaje gastronómico sin necesidad de coger avión es posible en plena arteria madrileña, concretamente en el Paseo de la Castellana, 115. Traspasar la puerta de Latasia es recorrer América Latina y Asia de manos de los hermanos Hernández, pero siempre haciendo una parada por los fondos, guisos y el chup chup español que tanto les influyó en su cocina a Roberto y Sergio gracias a su abuela y su madre. Aquí ella disfrutará degustando platos con infinitos matices que le teletransportarán a los lugares que han inspirado a los Hernández para desarrollar su carta.

Os recomendamos pedir para empezar un Tiradito de Zamburiñas, después no os olvidéis de su Tataki de presa de vaca, trufa y daikon y del Siu mai de rabo de toro y mole poblano. Si lo que buscas es dejar ojiplática a mamá al final de la comida con un postre sorprendente debes pedir sus Mochis de cheesecake —eso sí hay que pringarse las manos porque sabe más rico—, pero si ella es más clásica con el dulce pide su Torrija caramelizada con helado de caramelo salado —acaba de ganar el premio a la Mejor Torrija de Madrid—.

4. Para vivir una experiencia culinaria slow food
Para desconectar, cambiar de aires y celebrar el Día de la Madre en un ambiente único y singular debéis hacer una escapada a unos 40 minutos de Madrid. En Cabañas de La Sagra (Toledo) el chef Áxel Smyth os preparará un menú basado en productos de la zona, de km. 0. Elegir el único restaurante de la zona centro con certificado oficial Slow Food será todo un acierto.

Regálale a tu madre una experiencia gastronómica en Casa Elena y seguro que no le defraudará. Allí disfrutará de la alta cocina tradicional con un toque vanguardista. Como originalidad, os contamos que comeréis en las antiguas caballerizas de la casona que su propietario, César Martín, restauró para crear un acogedor salón. Sentados en su restaurante es obligatorio probar el Steak tartar de solomillo de ternena de Yunclillos, y como prepostre os recomendamos añadir al menú una Degustación de quesos manchegos que os dejará sin habla.

Otra opción muy acertada es pedir uno de los dos menús degustación, donde no faltan los toques creativos y originales, siempre regidos por los productos de temporada y cercanía. Estos menús están creados con el objetivo del disfrute de los sabores y texturas más exitosas de su cocina. Hay un Menú Clásico (9 pases) a 48 euros / persona + el maridaje opcional a 30 euros; y un Menú de temporada (15 pases) a 65 euros / persona + el maridaje opcional a 40 euros.

5. Para madres dulces
Seguro que tu madre es golosa o de esas que dicen: “a nadie le amarga un dulce”. Si es así te recomendamos llevarle a Rita La Cantaora a merendar y disfrutar de una tarde dulce con ella. No podéis terminar el Día de la Madre sin degustar sus tartas caseras: Red velvet, la Tarta de cumpleaños feliz con chocolate y galletas y para las adictas al cacao su Muerte por chocolate.

Además, si alguien de la familia o tu hermano es más de salados te ofrecen la opción de ‘piscolabis’, entre los que encontraréis pulgas y sándwiches variados con panes a elegir.

Te puede interesar