El Ayuntamiento de Barcelona echa el cierre al ocio nocturno frente al mar

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Redacción

La concejala de Ciudad Bella, Gala Pin, ha anunciado el cierre temporal por sanción (semanas o meses) de tres restaurantes y clubes del llamado Frente Marítimo de la Playa de la Barceloneta y la despedida definitiva del ocio nocturno en la zona, fruto del final de las concesiones el próximo mes de junio. La idea es que las cuatro discotecas del paseo Marítimo pasen a usos relacionados con la ciencia.

La próxima semana hay una reunión prevista con representantes de los empresarios, de Patrimonio y del Ministerio de Hacienda, que técnicamente tutela esos pactos y usos. Sí es cierto que se ultima traspasar la titularidad de algunos equipamientos, zonas viarias y verdes, pero está por decidir el uso de las “unidades económicas”, aseguran desde el Gobierno central. Añaden que ha de ser una decisión consensuada y que tenga en cuenta a todas las partes.

El peso de estos operadores es notable, a tenor de que entre Opium Mar, Carpe Diem, Shôko, Pacha Barcelona, Bestial, Agua e Ice Bar facturan unos 60 millones de euros al año, suponen unos 700 empleos directos y otro tanto indirectos, entre subcontrataciones y demás.

En el otro lado de la balanza están las quejas de vecinos de la Barceloneta y la Vila Olímpica, no por ruidos dada la distancia que los separa, sino por el incivismo del que hacen gala muchos noctámbulos cuando se dirigen a las estaciones de metro de la zona y vomitan u orinan en la calle, casi siempre sin presencia policial.

La habitual ausencia de los Mozos de Escuadra y de la Guardia Urbana en la zona llevó a los concesionarios a contratar vigilancia privada también fuera de los locales, para evitar los robos de ladrones relojes y móviles que acuden de madrugada a merodear por este eje, donde saben que suelen cenar o divertirse turistas de alto poder adquisitivo.

Te puede interesar