“Mi mayor ilusión era montar una empresa en mi entorno y generar puestos de trabajo”

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Juan M. Comas

Carlos García decidió hace ocho años dejarlo todo para poner en marcha mi propia fábrica de cerveza artesanal. Y así nació La Sagra, en la comarca del mismo nombre, en la provincia de Toledo (España). Una cerveza de tipo artesanal apta para todos los públicos.

¿Cómo se le ocurre poner en marcha una fábrica de cerveza artesanal?
En el año 2010 me dedicaba al marketing, trabajaba en Nokia y también en una empresa de revistas especializadas, y es entonces cuando decido abrir mi propia tienda online de venta de cerveza artesanal. Aunque hay que decir que era un mundo que me encantaba desde siempre, porque yo ya hacía cerveza en casa y en su día estuve estudiando fuera y pude conocer países de Europa donde había mucha cultura cervecera y hacían sus propias cervezas regionales, locales… Con todo ese bagaje y ese conocimiento que ya empezaba a tener del sector, después de la tienda online, decidí dejarlo todo y montar una fábrica de cerveza artesanal.

¿Por qué decides hacerlo en la provincia de Toledo?
Pues básicamente porque soy natural de Yuncos, un pueblo de la comarca de La Sagra, donde está situada la fábrica. Y además, ¿qué mejor que montar tu fábrica en un entorno que ya conoces, en el que tienes posibilidades a nivel de terreno y de acceso al proyecto en todos los sentidos? Y también porque mi mayor ilusión era montar una empresa en mi entorno y generar puestos de trabajo dentro de mi comarca, de La Sagra.

Para iniciar el proyecto necesitamos alrededor de 300.000 euros. Hoy en día ya hemos invertido en fábrica más de dos millones de euros

¿Qué rasgos diferencian a La Sagra de otras cerveceras artesanales que existen en España?
Creo que La Sagra, desde el día que nació hace ocho años, a pesar de que era un proyecto muy pequeño, era un proyecto muy profesional. Es decir, a diferencia del resto de fábricas que estaban en el mercado, nosotros cuando decidimos embarcarnos en el mundo de la fabricación de cerveza compramos equipos de primera generación, contratamos a un maestro cervecero americano… Y, por lo tanto, empezamos a hacer lanzamiento de producto con determinados procesos que no se estaban haciendo en aquel momento en el mundo de la cerveza artesanal, como filtrar la cerveza, estabilizarla, etc. Y creo que conseguimos hacer cervezas bastantes democráticas para ayudar al consumidor a iniciarse en el mundo de las cervezas artesanales y que no fuera un gran salto para ellos. Esa misma filosofía la hemos ido siguiendo todos estos años y creo que La Sagra se diferencia básicamente en eso: es bastante accesible para cualquier consumidor, no sólo para aquellos que buscan una cerveza artesanal en un sitio especializado, sino también para los que ni siquiera pensaban comprar cerveza artesanal, pero que lo hacen al encontrarla en grandes superficies o incluso en tiendas de barrio. Y aparte, como producto en sí, tenemos una gama de cervezas muy democráticas y luego otra gama de cervezas que son para un público más especializado. Eso nos hace tener un gran portfolio de producto. Pero, sobre todo, la mayor diferencia es tener muchas marcas, que se adaptan muy bien a cada tipo de canal de venta, a cada región de España, a cada consumidor… y tener una gama de cervezas estacionales que nos ayudan a hacerle entender a los consumidores que no siempre tienen que beber la misma cerveza durante todo el año, sino que pueden consumir un tipo de cerveza u otra depende del momento del año o del día.

¿Cómo conseguiste la financiación inicial del proyecto y a cuánto ascendió?
La financiación inicial del proyecto tuvo parte privada, que partió básicamente de la ayuda familiar, y también hubo una parte de financiación bancaria. Para iniciar el proyecto necesitamos alrededor de 300.000 euros en un primer momento. Hoy en día ya hemos invertido en fábrica más de dos millones de euros.

¿En qué momento se profesionaliza la empresa y se da cabida a los nuevos socios? ¿Quiénes son, con qué capital entran y qué respaldo aportan?
La empresa se empieza a profesionalizar desde el primer momento. Es un proyecto pequeño pero muy profesional en todos los sentidos: a nivel de maquinaria, a nivel de la elaboración de cerveza, a nivel de calidad… Creo que, a pesar de ser pequeños, incluso cuando éramos cuatro personas en la fábrica, todo estaba bien departamentalizado. A medida que hemos ido creciendo, todo se ha ido profesionalizando y las personas que eran multidisciplinares han ido pasando a áreas más especializadas. Evidentemente, cuando éramos 4 personas en la empresa, todos hacíamos de todo. Y actualmente empezamos a tener personas en departamentos muy especializados, cada uno en su área. En el año 2017, entra, como socio de La Sagra Brew, Molson Coors, que es la tercera cervecera más grande del mundo. Y no sólo nos aportan una parte financiera sino también a nivel de estructura nos aporta una forma de trabajar y de pensar a “lo grande”, como una gran cervecera, y nos permite poder jugar en la liga de los grandes en ese sentido. Nos dan know how, soporte en calidad, soporte en marketing, soporte financiero, soporte en nuevas ideas… La verdad es que nos han respaldado para permitirnos el lujo de seguir creciendo, codo con codo, incluso con las grandes cerveceras.

En el año 2017, entra, como socio de La Sagra Brew, Molson Coors, que es la tercera cervecera más grande del mundo

¿A cuánto ascendió la facturación de la empresa (con sus distintas marcas) el año pasado y qué previsiones maneja para 2019?
En el año 2018 alcanzamos prácticamente los dos millones y medios de euros; y las previsiones que tenemos para 2019 es alcanzar los cuatro millones y medio o cinco millones de euros de facturación. Es decir, prevemos un crecimiento bastante alto porque, dentro del portfolio de La Sagra no solamente tenemos nuestras referencias, sino que también se ha unido parte del portfolio de Molson Coors como son las marcas Miller, Carling, Staropramen, Coors Light… cervezas con un alto volumen y que nos van a aportar un gran nivel de facturación este año.

¿Dónde ves a La Sagra de aquí a cinco años?
La veo con una estructura incluso mucho más fuerte de la que tenemos ahora. Actualmente contamos con un equipo de 21 personas y creo que dentro de cinco años tendremos un equipo mínimo de 50/60 personas, con una facturación muchísimo más alta de la actual, con una estructura mucho más fuerte… y con el proyecto de Molson Coors en España, que está empezando a canalizar a través de La Sagra Brew, ya estabilizado y con mucha más fuerza respecto a las competidoras del mercado en España.

Te puede interesar