The Body Shop lanza sus primeras botellas fabricadas con plástico reciclado

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Redacción

Nuestro planeta se ahoga en plástico. Más de ocho millones de toneladas acaban cada año en los océanos, la mayoría procedente de Asia. Sin embargo, esta crisis del plástico también tiene un elemento humano del que rara vez se habla. Más de 3.000 millones de personas, casi la mitad de la población mundial, viven en zonas donde no hay servicio de recogida y gestión de residuos. Esto ha dado lugar a una economía sumergida de recogida de residuos.

Algunas de las personas más marginadas del planeta se ganan la vida recogiendo residuos sin tratar. Tan solo en la India, existen 1,5 millones de recolectores de residuos que recogen más de 6.000 toneladas de plástico al día.

Estos recolectores de residuos, muchos de ellos mujeres, a menudo viven por debajo del umbral de la pobreza, sufren condiciones laborales pésimas y una fuerte discriminación social. Sin embargo, forman una línea de defensa crítica que evita que los plásticos acaben en los ríos y océanos.

Por eso, The Body Shop acaba de lanzar sus primeras botellas fabricadas con plástico reciclado de comercio con comunidades, en colaboración con Plastics For Change. “Comercio con Comunidades” es el programa de comercio justo de The Body Shop, con más de 30 años de vida y verificado de manera independiente.

Una campaña en la que la compañía usará su experiencia en el comercio justo para afrontar la crisis de los plásticos de una manera diferente: ayudando a transformar vidas usando plásticos reciclados y asegurándose de que los recolectores con los que trate recibirán un precio justo por su trabajo, unos ingresos previsibles y mejores condiciones laborales. También recibirán ayudas para acceder a educación, préstamos y servicios sanitarios, y el respecto y el reconocimiento que se merecen.

Reduce. Recicla. Repite
Dejar de usar plástico no es la solución. No ayudará a limpiar los océanos, los ríos o las playas. Además, es más sostenible que otros materiales y dejar de usarlo podría acarrear graves consecuencias. Desde la firma, conocida por su compromiso con el medio ambiente, consideran que es mejor adoptar una actitud responsable para ayudar a limpiar y proteger el planeta recogiendo plástico usado y reutilizándolo, mientras se hace todo lo posible para prevenir que los plásticos entren en los flujos residuales.

The Body Shop ha comenzado esta campaña en su botellas de champús y acondicionadores de 250 ml., entre los que pronto se incluirán su champú de Jengibre top ventas, del que se vende una unidad cada cuatro segundos.

Las botellas están fabricadas con un 100% de plástico reciclado (excluyendo el tapón), un 15% de ese plástico reciclado será Plástico Reciclado de Comercio con Comunidades y el resto, plástico reciclado de otras fuentes en Europa. Además, irá aumentando el porcentaje de plástico reciclado de “Comercio con Comunidades” de cada botella poco a poco ya que para este proyecto, trabajan con una startup y con pequeñas comunidades de recolectores de residuos lo que requiere empezar con pequeñas cantidades y aumentar los pedidos de forma responsable y sostenible.

En el primer año de este proyecto, The Body Shop comprará más de 250 toneladas de plástico reciclado de Comercio con Comunidades para usarlas en casi tres millones de botellas de champús y acondicionadores de 250ml antes de finales de 2019.

Sin embargo, la ambición de The Body Shop va más allá y conlleva la introducción en los siguientes tres años de plástico reciclado de Comercio con Comunidades en todo el plástico PET que usa la marca. En ese período, el programa crecerá hasta adquirir más de 900 toneladas de plástico reciclado de Comercio con Comunidades y ayudará a empoderar a hasta a 2.500 recolectores de plástico en Bengaluru.

“Como empresa, siempre hemos defendido nuestros principios cuando se trata de empoderar a las personas, especialmente a las mujeres, al mismo tiempo que protegemos el planeta. Nuestra nueva colaboración con Plastics for Change así como nuestros otros socios no solo ayudará a los recolectores de residuos, también defenderá el plástico como un recurso valioso cuando se usa de forma responsable”. Lee Mann, director general de Comercio con Comunidades en The Body Shop.

Te puede interesar