El diésel será minoritario en España en 10 años, según la mayoría de los empresarios

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Redacción

El 55,5% de los directivos y líderes empresariales del sector de la movilidad sostenible en España afirma que los vehículos de motores diésel serán minoritarios o no estarán en el mercado dentro de 10 años, momento en que las motorizaciones principales serán los híbridos enchufables, los híbridos y los eléctricos.

Ésta es una de las conclusiones del I Observatorio de la Movilidad Sostenible a través del informe ‘Movilidad en transición: disrupción e impacto’, presentado en Madrid. Este trabajo se engloba en el proyecto Mobility City, del que forman parte Grant Thornton y la Fundación Ibercaja.

El informe está basado en 400 encuestas telefónicas realizadas entre febrero y abril de este año a directivos y empresarios de la movilidad sostenible pertenecientes a sectores de automoción, logística, energía, telecomunicaciones e infraestructuras. También hubo entrevistas cualitativas presenciales a consejeros delegados y directivos de empresas, así como a autoridades de organismos oficiales.

El futuro de las motorizaciones de los vehículos en España estará dominado por los híbridos enchufables (así lo asegura el 80,4% de las personas encuestadas), seguidos de los híbridos (77,7%) y de los 100% eléctricos (72,3%).

El 66,1% considera que la gasolina continuará presente dentro de una década y las menores implantaciones corresponden a los vehículos diésel (45,5%), con gas licuado del petróleo (42,9%) o con gas natural comprimido (42%).

La progresiva desaparición del diésel traerá algunas consecuencias, entre ellas que descenderá la contaminación (algo mencionado por un 13,7% de los directivos encuestados) y se producirán pérdidas de puesto de trabajo (11,0%).

Por otro lado, el 83% de los directivos cree que las marcas fabricantes invertirán para adaptar su producción y fábricas hacia una transición a nuevas motorizaciones, mientras que algo más de la mitad (54,5%) considera que la industria nacional de la automoción reducirá gravemente su producción.

En cuanto al vehículo eléctrico, casi la mitad (48,2%) pronostica que estas motorizaciones alcanzarán los 500 kilómetros de autonomía dentro de dos a cinco años, en tanto que un 44,6% extiende esa posibilidad a entre cinco y 10 años.

Las innovaciones más importantes pasarán por lograr sistemas de carga completa más rápidos que los actuales (96,4%), incrementar la red de puntos de recarga eléctrica o electrolineras (91,1%), incrementar la autonomía de los vehículos eléctricos por encima de los 500 kilómetros (91%) y extender el vehículos eléctrico a las flotas comerciales (83,9%).

Respecto al coche autónomo, la opción mayoritaria entre los directivos consultados es que será una realidad entre cinco y 10 años (38,4%), si bien un 36,6% lo ven más lejano.

A la vista de estos resultados, Grant Thornton y la Fundación Ibercaja incluyen 12 retos para impulsar la movilidad sostenible en España, centrados en una transición energética ordenada e incentivada, que sea neutra y no penalice a una energía sobre otra, que coloque a los híbridos como puente hacia motorizaciones más limpias, impulsar la competitividad de las fábricas, mejorar la tecnología de recarga eléctrica, apostar por la pila de hidrógeno como energía de futuro, fomentar las alianzas entre el sector, abogar por el coche autónomo y centrar el ecosistema de la movilidad en el cliente y el ciudadano.

Te puede interesar