Hospedería Convento de La Parra, un hotel para ocultarse

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Redacción

Llega la época estival y la Hospedería Convento de La Parra se convierte en el destino perfecto para romper con la rutina y huir del bullicio de la urbe. Un hotel con encanto que apuesta por la desconexión total, dejando atrás la tecnología que nos inunda en este siglo XXI. Con apenas cobertura wifi, brinda a sus huéspedes un remanso de paz y descanso.

Cada una de sus 21 habitaciones invita al sosiego. Manteniendo la esencia de las viejas celdas de reposo de las monjas, su decoración y disposición ha sido diseñada acorde al espíritu original de la vida de clausura. El blanco de los muros, las bóvedas de crucería, el silencio de la noche, la piedra, la madera, el hierro están presentes en cada rincón de esta hospedería invitando a la reflexión y al recogimiento interior.

Una piscina de aguas cristalinas ubicada en el antiguo huerto del convento invita a zambullirse y olvidarse de cualquier preocupación. Además, un delicioso solárium convierte a la Hospedería Convento de La Parra en el lugar perfecto para desconectar y disfrutar del interior, concretamente del encanto del sur de Extremadura. Un espacio repleto de rincones para la lectura, pasillos para la reflexión y claustros inundados de suaves olores a azahar, vid, olivo, encina, alcornoque, jarra, retama, tomillo y orégano.

Incluso su cocina que recupera la tradicional gastronomía extremeña transporta a los huéspedes a épocas pasadas, consiguiendo que la estancia sea aún más placentera, sin ganas de volver a la realidad.

Como colofón a esta plena desconexión, el paquete de actividades que ofrecen. Masajes, rutas en bicicleta, parapente y ala delta, catas de vino con visita a bodega, inmersión lingüística y talleres de yoga son algunas de las propuestas que harán difícil saber si la estancia es realidad o ficción.

La Hospedería Convento de La Parra es un referente para todos aquellos que buscan algo más que un hotel. Es una parada en el camino para reflexionar, dejarse cuidar y descansar.

Te puede interesar