Los mercados emergentes crecerán un 8% anual durante los próximos cinco años

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Redacción

Oliver Wyman y Deutsche Bank han publicado su cuarto informe anual sobre gestión patrimonial, titulado Out of the pit stop-into the fast lane (Fuera de boxes-hacia la vía rápida).

El informe señala que el crecimiento de los altos patrimonios (high net worth, HNW) se redujo al 4% en 2018, año en el que los gestores patrimoniales se enfrentaron a vientos en contra: un menor crecimiento de los Activos bajo Gestión (Assets under Management, AuM), mercados más desafiantes y una presión constante sobre las comisiones del negocio de la gestión de patrimonios. La presión sobre los ingresos sufrida a finales de 2018 revela la continua vulnerabilidad de los modelos operativos ante el estrés del mercado y, aunque el rebote experimentado en 2019 trajo consigo cierto alivio, es inevitable que termine produciéndose una mayor presión a medida que el fin de ciclo se acerca.

En palabras de Pablo Campos, Managing Partner de Oliver Wyman Iberia, “para lograr un crecimiento por encima de la media, trabajar en los mercados desarrollados no será suficiente. Los mercados emergentes son el motor para el crecimiento en el futuro, ya que el sector continúa enfrentándose a presiones sobre los márgenes y los costes en los mercados desarrollados”.

El informe de Oliver Wyman destaca las siguientes prioridades:

Repensar la presencia geográfica en los mercados emergentes, particularmente en Asia-Pacífico e Hispanoamérica, ya que más de la mitad del crecimiento de los HNW (altos patrimonios) se originará en los mercados emergentes, que cuentan con un tercio del stock hoy en día.

Asia-Pacífico: los gestores de patrimonio han de permanecer alerta ante los desarrollos en mercados offshore como Hong Kong y Singapur, al tiempo que crece el reto para aumentar la escala. Mediante la implementación de cambios estructurales, es el momento de valorar la entrada en China Continental. Además, han de situar apuestas descentralizadas en el resto de mercados del sudeste asiático para reaccionar a las reformas regulatorias, al tiempo que consideran diversos modelos de entrada a mercados para optimizar el coste.

Hispanoamérica: en la región han de centrarse en resolver los retos operacionales, técnicos y regulatorios para proporcionar una experiencia sin fisuras a sus clientes, tanto en mercados offshore como onshore. Además, deben guiarles en su camino hacia estrategias de inversión más sofisticadas, así como hacia un mayor entendimiento del riesgo, dado el entorno de bajos intereses.

Simplificación del modelo operativo: el rebote del mercado en el primer trimestre de 2019 ha dado a los gestores una última oportunidad para mejorar la eficiencia de su modelo operativo y ajustar su base de costes antes de una eventual desaceleración.

Para incrementar la eficiencia en el front office, los gestores han de liberar capacidad de las actividades de generación de ingresos mediante procesos de automatización y digitalización, particularmente en el onboarding de clientes, en los procedimientos KYC (know your customer) y PBC (prevención de blanqueo de capitales) y en los préstamos. La integración de diferentes niveles de servicio y de una mayor automatización en el motor de inversión sigue siendo una palanca infrautilizada. Los gestores de patrimonio necesitan alinear su oferta con las necesidades de los clientes en una oferta industrializada y personalizada de forma masiva.

Los costes asignados continúan siendo obstinadamente altos, algo que debería afrontarse mediante la disminución del consumo de servicios grupales. Los gestores necesitan enfocarse en el entendimiento y manejo de la asignación de costes, así como en el establecimiento de una cultura de propiedad de los mismos para comenzar a dirigir su asignación.

Te puede interesar