Nuevo ataque de la OMS a las tabaqueras

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Redacción

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha pedido a todos los países asociados “intensificar” las medidas necesarias para proteger a las personas no fumadoras de la exposición al tabaco y alertó de que más de 60.000 menores de cinco años mueren cada año por infecciones de las vías respiratorias inferiores causadas por el humo.

Así lo puso de manifiesto la OMS coincidiendo con el Día Mundial sin Tabaco, que se celebra el 31 de mayo bajo el lema “No dejes que el tabaco te quite la respiración”, y en torno al cual también explicó que aquellos niños que sobreviven hasta la edad adulta tienen “mayores probabilidades” de padecer enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) mientras que el feto expuesto a las toxinas del humo presenta con frecuencia una reducción del crecimiento y la función pulmonar.

Por ello, subrayó algunas iniciativas a adoptar para luchar contra lo que calificó como una “epidemia” y urgió a la comunidad internacional a la aplicación “plena” del Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco y de medidas “eficaces” de control del tabaco.

Entre ellas, hizo hincapié en las medidas políticas ‘MPOWER’ recomendadas por la propia organización y entre las que se encuentran la reducción de la demanda de tabaco a través de los impuestos, la creación de lugares sin humo y el apoyo a quienes quieren dejar de fumar.

La OMS también alentó a los padres y a los dirigentes comunitarios a que adopten medidas para “salvaguardar” la salud de sus familias y comunidades, informándolas de los daños causados por el tabaco y protegiéndolas de ellos.

A su juicio, el control del tabaco debe ser también una “prioridad” de cara al cumplimiento de uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible consistente en reducir en un tercio la mortalidad prematura por enfermedades no transmisibles de aquí al año 2030, aunque lamentó que la sociedad “no está bien encaminada para alcanzar esta meta”.

A este respecto, puntualizó que más del 40% de las muertes relacionadas con el tabaco se deben a enfermedades pulmonares como el cáncer, las enfermedades respiratorias crónicas y la tuberculosis y denunció la “enorme magnitud” de la mortalidad derivada de enfermedades pulmonares relacionadas con el consumo de cigarrillos.

El director general de la organización, el doctor Tedros Adhanom Ghebreyesus, precisó que el tabaco “mata” cada año a ocho millones de personas “como mínimo” y varios millones más padecen cáncer de pulmón, tuberculosis, asma o enfermedades pulmonares crónicas causadas por el tabaco.

Tras recordar que los pulmones sanos resultan “esenciales para una vida sana”, subrayó que los fumadores tienen la posibilidad de “proteger” sus pulmones y los de las personas de su entorno “diciendo no al tabaco”, que en 2017 acabó con la vida de 3,3 millones de consumidores y de personas expuestas al humo debido a diferentes afecciones pulmonares.

Así, la OMS citó los 1,5 millones de fallecimientos por enfermedades respiratorias crónicas, los 1,2 millones de muertes por cáncer traqueal, bronquial y pulmonar y los 600 000 decesos por infecciones respiratorias y tuberculosis.

Fumar tabaco es la principal causa del cáncer de pulmón y es responsable de más de dos terceras partes de las muertes mundiales por esta enfermedad y la exposición al humo ajeno en el hogar o en el lugar de trabajo también aumenta el riesgo, apuntó este organismo, que también indicó que una década después de dejar de fumar el riesgo se reduce a la mitad del de un fumador.

También es la causa principal de la EPOC, y el riesgo de padecer esta enfermedad es “particularmente alto” entre las personas que empiezan a fumar o están expuestas al humo ajeno a edades tempranas, denunció la OMS para, a continuación, aseverar que el abandono temprano del hábito de fumar es el tratamiento “más eficaz” para retrasar la progresión de la EPOC y mejorar los síntomas del asma.

Junto a ello, insistió en que el daño pulmonar y la reducción de la función pulmonar causados por la tuberculosis son “exacerbados” por el tabaquismo y que los fumadores tienen el doble de probabilidades de enfermar de tuberculosis y emplazó a los enfermos de tuberculosis a tomar “medidas inmediatas” para dejar de fumar.

Asimismo, criticó que el humo del tabaco es una forma “peligrosa” de contaminación del aire en espacios cerrados ya que contiene más de 7.000 sustancias químicas, 69 de las cuales se sabe que son cancerígenas.

Te puede interesar