5 claves para externalizar (ahora) un proceso de selección comercial

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Redacción

Queda muy poco para que entremos de lleno en el último trimestre del año. Sí. No me vayan a decir que lo ven lejos, porque entre que estrenamos la piscina de la urbanización, hacemos las maletas y nos gastamos un dineral en las vacaciones, usted y yo, querido empresario, entramos en el último trimestre del año.

Y ese es un periodo idóneo para dejar rematadas las ventas y preparar el Plan de Acción Comercial de un 2020 que se antoja ilusionante.

Esta mañana cuando he llegado a Madrid, a impartir una formación de motivación y actitud comercial con un grupo de comerciales de un gran operador de telecomunicaciones, me he encontrado con Luis, gerente de una empresa cliente con quien trabajé hace tiempo y hemos tenido la oportunidad de ponernos al día. Ha sido una sorpresa total para los dos, así que como ambos teníamos algo de tiempo nos hemos ido a tomar un café rápido.

“Hombre, Agustín, ¿qué tal?, ¿cómo vas?”

“Luis, ¡qué alegría! ¡cuánto tiempo! Pues mira muy bien. Con mucho trabajo…”

“Tenía pendiente llamarte, porque tengo que hacer un proceso de selección para contratar un comercial, pero había pensado en llamarte ya para septiembre o hacerlo yo mismo”.

“¿Por qué en septiembre?”

“Porque tengo algún candidato de un conocido que me han recomendado, y porque el verano es muy malo para contratar a nadie.”

“ A ver, tú que quieres, ¿que el seleccionado empiece a vender en Septiembre o que empiece a vender en diciembre? A ver, apunta. Aquí tienes cinco motivos por los que no hacer tú los procesos de selección y por qué NO tienes que esperar a septiembre para contratar.”

Primero. Una agencia externa de reclutamiento, y más para un tema comercial, hace que cuentes con una base de datos de candidatos que jamás vas a tener tú. No sólo eso, sino que las agencias especializadas difieren de las agencias de reclutamiento masivo en el hecho de que contamos con una amplia cartera de contactos especializados. Con este abanico de relaciones, podemos rastrear al candidato perfecto para ti con la experiencia necesaria dentro del mismo sector, lo que permite que cada postulante se caracterice por cubrir de manera muy amplia el perfil solicitado.

Segundo. Externalizar la selección te permite optimizar el tiempo de una contratación. Seguro que no cuentas con el personal ni el tiempo necesario que hay que invertir en una contratación crítica. Si dejas el proceso en manos de expertos te permitirá asegurar que hay una persona dedicando tiempo completo a encontrar el candidato que necesitas. Y eso es clave en tu proceso de selección y más si es un comercial especializado lo que buscas.

Tercero. Un consultor externo te ofrece garantías y servicios complementarios que pueden ser interesantes para tu empresa. Y no sólo eso. Lo normal es que te den garantía de que encontraremos al candidato en tiempo y forma.

Cuarto. Externalizar te permite ahorrar recursos importantes que se relacionan con el tiempo de búsqueda, la inversión en fuentes de reclutamiento y la rotación de personal. Contratar un candidato que no sea el adecuado puede traer un alto impacto económico. Es más recomendable hacer una inversión inicial que nos asegure  cerrar la contratación que necesitamos.

Quinto. Hacerlo ahora es clave para los resultados del ultimo trimestre del año. Se trata de un tema de que recuperes la inversión (ROI) antes de que acabe el año o de que no la recuperes. Buscar antes de verano, incorporar al candidato en la última semana de agosto para llevar a cabo un buen plan de acogida y de formación, es clave para que ese candidato arranque septiembre vendiendo y rentabilice su contratación lo antes posible.

“Ya me has vuelto a liar Agustín. Esta noche a las nueve cenamos. ¡Pagas tú! ¡Que lo sepas! Me temo mucho que a mi me va a tocar pagarte para que me ayudes a encontrar lo que busco.”

Son las ocho y media, termino este artículo y cierro el ordenador. Me voy a cenar y firmar un presupuesto que hoy no tenía previsto. ¡Cómo me gusta lo que hago!

 

 

Te puede interesar