Ana María Martínez-Pina Copresidenta del “Monitoring Group”

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Redacción

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) copresidirá junto al organismo gemelo de Estados Unidos, la Securities and Exchange Commission (SEC), el ‘Monitoring Group’ u organismo internacional que vela para que las normas de auditoría estén alineadas con el interés público.

Así lo indicó este viernes el organismo español después de que el Consejo de la Organización Internacional de Comisiones de Valores (IOSCO) o supervisor de supervisores de mercados haya elegido a Ana María Martínez-Pina, vicepresidenta de la CNMV para la copresidencia que ejercerá junto al máximo responsable de información financiera de la SEC, Sagar Teotia.

El ‘Monitoring Group’ agrupa diversos organismos regulatorios e instancias financieras internacionales y cuenta en su presidencia con IOSCO (la organización internacional de comisiones de valores).

También forman parte del mismo el Comité de Basilea de Supervisión Bancaria, la Comisión Europea, el Comité de Estabilidad Financiera (FSB), la Asociación Internacional de Supervisores de Seguros (IAIS), el Foro Internacional de Supervisores de Auditores de Cuentas (IFIAR) y el Banco Mundial.

El nombramiento se produce en un momento de especial relevancia porque ocurre en pleno proceso de reforma para mejorar la supervisión y gobernanza de los Standard Setting Boards (SSB) vinculados a la emisión de normas internacionales de auditoría y de ética, que determinará el futuro de la regulación internacional de la auditoría de cuentas.

El objetivo del proceso de reforma es establecer una estructura de gobierno más independiente, sostenible y efectiva, ampliar la experiencia profesional y diversidad de los miembros de los SSB, reducir la influencia de la profesión auditora en la elaboración de las normas de auditoría y ética, y fortalecer el proceso mediante el cual se considera el interés público en todo el proceso de emisión de estas normas.

España gana con ella además más peso en los órganos clave de la infraestructura financiera internacional. La semana pasada era el gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, la persona elegida para presidir el Comité Técnico Consultivo de la Junta Europea de Riesgo Sistémico (JERS, por sus siglas en inglés) o autoridad que tiene encomendada la vigilancia macroprudencial del sistema financiero en la Unión Europa a fin de contribuir a la prevención o mitigación de riesgo sistémico para la estabilidad financiera.

Una responsabilidad que Hernández de Cos compatibilizará con el Banco de España y la presidencia del Comité de Supervisión Bancaria de Basilea para la que fue designado en marzo pasado y que es el supervisor de los supervisores que dicta las regulaciones en materia bancaria que se acaban imponiendo en el resto del mundo.

Mucho más cerca en el tiempo fue la elección, el pasado 8 de mayo, de la ministra de Economía y Empresa, Nadia Calviño, para presidir la Junta de Gobernadores del Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo (BERD).

Escasos meses antes España también ha situado al ex secretario de Estado de Economía José Manuel Campa, en la presidencia de la Autoridad Bancaria Europea (EBA), y al exministro de Economía Luis de Guindos en la vicepresidencia del Banco Central Europeo (BCE).

Te puede interesar