Uno de cada dos pacientes no cumple con el tratamiento farmacológico lo que implica mayores costes económicos

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Redacción

Uno de cada dos pacientes no cumple con el tratamiento farmacológico recomendado por su médico, lo que conlleva un peor control de la enfermedad, mayor número de complicaciones y un mayor coste socioeconómico, según destacaron expertos sanitarios en los III Desayunos POP celebrados en la sede de la agencia Servimedia.

Expertos sanitarios de los ámbitos de Atención Primaria, enfermería, farmacia y Administración pública, junto con los pacientes, participaron en los III Desayunos POP (Plataforma de Organizaciones de Pacientes) que en esta tercera edición se centró en ‘¿Cómo mejorar la adherencia terapéutica en pacientes crónicos?’.

Por patologías, en pacientes crónicos la falta de adherencia es del 50% y llega a ser del 75% en enfermedades psiquiátricas, del 70% en pacientes asmáticos y del 50% en personas con hipertensión, diabetes o colesterol.

Según indicaron los especialistas, las causas de la mala adherencia pueden ser una inadecuada explicación por parte del profesional sanitario o factores que influyen en el propio paciente que pueden ser de tipo social, cultural o familiar.

Además, también tiene que ver el tipo de fármaco prescrito, su administración, el coste y el problema del desabastecimiento de medicamentos, un tema que preocupa a pacientes y profesionales sanitarios. Ante esta diversidad de causas, apostaron por un trabajo conjunto y coordinado entre los distintos profesionales, los pacientes y las administraciones.

RECETA ELECTRÓNICA

La jefa de área dentro de la Subdirección General de Farmacia y Productos Sanitarios de la Comunidad de Madrid, Ainhoa Aranguren, señaló en el encuentro, moderado por el director general de Servimedia, José Manuel González Huesa, que es fundamental “incluir la adherencia en todos aquellos programas o estrategias de salud que se impulsen desde la Administración y sensibilizar a los profesionales y pacientes sobre su importancia y sus consecuencias” y destacó que “los avances realizados en la receta electrónica son un buen punto de partida porque ayudan a estimar esta adherencia”.

También destacó que el desabastecimiento de medicamentos es un tema que “genera mucha ansiedad en los pacientes” pero “se está trabajando en ello para encontrar las medidas necesarias”.

Sin embargo, el desabastecimiento y el problema del suministro de medicamentos se sitúa como una barrera a esta correcta adherencia. A este respecto, Ana López-Casero, tesorera del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos, afirmó que “este problema es un problema de salud pública porque hay tratamientos que, aunque se intentan sustituir por otras medicaciones, influye en la adherencia y en la calidad de vida del propio paciente. Es una barrera a la adherencia terapéutica. Como profesionales nos sentimos muy frustrados ante esta situación porque sólo queremos atender correctamente al paciente y darle su medicación prescrita”.

Un asunto que preocupa mucho a los pacientes. La presidenta de la POP, Carina Escobar, subrayó en los III Desayunos que “desde esta Plataforma estamos trabajando con la Agencia Española del Medicamento. No es suficiente como se está abordando esta situación, ya que los pacientes no tienen acceso a sus medicamentos y no tienen otros que los sustituyan. Por ello, estamos muy preocupados y debemos tomar decisiones sobre esto”.

RELACIÓN MÉDICO-PACIENTE

En este sentido, el representante nacional de médicos de Atención Primaria Rural del Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos, el doctor Hermenegildo Marcos, dijo que la adherencia también incluye “recomendaciones de mejora de estilos de vida, que son los más difíciles de modificar”, y aseguró que “la relación médico-paciente es fundamental y la base de todo tratamiento, puesto que el principal problema de la baja adherencia es la falta de una adecuada comunicación entre el profesional y el paciente, influida por la falta de tiempo adecuado en las consultas o la sobrecarga asistencial que sufre la Atención Primaria”. “Un aspecto fundamental para garantizar una atención médica de calidad es que las condiciones de trabajo del médico sean las adecuadas”, añadió.

A este respecto, López-Casero, indicó que “está demostrado que la colaboración entre el farmacéutico comunitario y el médico de Atención Primaria puede mejorar la adherencia a los tratamientos”. “Concretamente, el estudio AherenciaMED, que llevamos años promoviendo, revela que la prestación del servicio de adherencia terapéutica desde las farmacias permite elevar en un 50% el porcentaje de pacientes adherentes a los tratamientos farmacológicos y aumentar la calidad de vida del paciente en cinco puntos”, reiteró.

PACIENTE EXPERTO

Por su parte, la supervisora del Hospital de Guadarrama y representante del Consejo General de Colegios Oficiales de Enfermería de España, Estela Muñoz, hizo hincapié en “la importancia de que todos los profesionales sanitarios trabajen juntos y se tenga en cuenta al paciente” y puso en valor la figura del “paciente experto, es decir, aquel que ha cambiado su estilo de vida para conseguir una buena adherencia y que funciona de modelo y nos va a ayudar desde su experiencia a que otras personas entiendan mejor cómo conseguirlo”.

“Nosotros podemos entender a los pacientes, pero, sin duda, quien mejor lo va a entender es un igual, una persona con una enfermedad crónica. Se trata de una situación que ya se está empezando a trabajar en distintas comunidades autónomas y nos sirve de aliado a todos los profesionales sanitarios”, explicó.

A todo ello, la presidenta de la POP, puso de manifiesto la necesidad de “que el paciente disponga de toda la información sobre su medicación para una buena adherencia”, y por ello “es importante que se eviten los cambios de tratamientos si no es imprescindible, porque aumenta su confusión, especialmente en el caso de los pacientes polimedicados, que muchas veces no son adherentes por este motivo”.

Además, destacó que “el paciente debe estar implicado en la toma de decisiones sobre el tratamiento a seguir, entendiendo la necesidad del mismo y las consecuencias que pueden surgir por no seguirlo. Por eso es clave el papel de los profesionales, poder apoyarnos en ellos y que nos resuelvan todas las dudas”.

“Por otro lado, tenemos que potenciar la actuación de las asociaciones de pacientes para conseguir que éstos sean más activos, empoderarles y fomentar su autonomía y corresponsabilidad sobre su enfermedad y su tratamiento prescrito. Para ello, necesitamos contar con toda la información necesaria y con la participación de todos los agentes implicados”, concluyó.

Te puede interesar