Las criptomonedas, evolución natural del capitalismo tecnológico

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Redacción

En los últimos años se está viviendo en nuestras sociedades un desarrollo evolutivo sin parangón, debido, sobre todo, al avance de las tecnologías, algo que se vive y percibe en todos y cada uno de los estamentos y pilares sobre los que se asienta nuestra civilización. Evidentemente, en el campo de la economía, este cambio también se hace notar, incluso si cabe con mayor empeño.

Todo hace señalar que vamos camino hacia la desaparición del cash, del dinero en metálico, la moneda y el billete físico, para utilizar solo el que se encuentra dentro de los ordenadores, es decir, el virtual.

Y es que hace unos años se comenzó esta andadura con la aparición de las tarjeras, dinero que figuraba solo en forma de datos digitales que se transportaban de este modo, dando el primer paso en esta escala evolutiva. En la actualidad, los pagos se realizan cada vez más digitalmente, ya sea a través del ordenador o de los smartphones.

Ya es una realidad que podamos comprar y vender cualquier cosa a través de internet y sus métodos de pago, por lo que era cuestión de tiempo que apareciera una o varias monedas exclusivamente virtuales, las criptomonedas, que al igual que cualquier otra física, sirviera para comprar bienes y servicios, pero solo dentro de internet.

Por qué y cómo invertir en criptomonedas

De forma muy resumida señalaremos algunas de las ventajas que tiene trabajar con criptomonedas, por lo que entenderemos su rápida y elevada cotización en los mercados económicos. Las divisas digitales, al estar descentralizadas, es decir, al no pertenecer a ningún gobierno o país, están libres del pago de impuestos o tributación y no pueden ser nunca retenidas bajo ninguna ley, el dinero solo le pertenece a su propietario y nadie tiene poder alguno sobre él.

La segunda gran ventaja es que no necesita de ninguna entidad bancaria para su mantenimiento o depósito, por lo que nos veremos de nuevo libres de pagar las tasas e intereses, habitualmente excesivos, que imponen los bancos tradicionales.

Para invertir en criptomonedas debemos, en primer lugar, elegir la moneda que queremos comprar (más adelante expondremos las más comunes), y como recomendación procura usar el dinero que te sobre, no el que vas a necesitar a corto o medio plazo. El siguiente paso será el de abrir una cartera de criptomonedas, para realizar las transacciones y guardar estas divisas; la cartera va a depender de la divisa que hayas adquirido.

Por último, deberás elegir una casa de intercambio de criptomonedas, como por ejemplo Bitvavo, ejemplo referente en estabilidad por ser la primera plataforma de comercio para criptomonedas, con su propia cartera de pedidos, consiguiendo con ello unos costes muy bajos en sus transacciones.

5 tipos de criptomonedas

Al igual que ocurre con el mundo físico, donde no hay una sola moneda, sino que cada país tiene la suya propia o se crean comunidades de comercio que utilizan una divisa común, existen un buen número de estas monedas virtuales (más de mil). Vamos a considerar en este artículo las más populares, y las que con más rapidez suben en su cotización y son, por tanto, las que siguen siendo más interesantes para invertir.

Bitcoin

Es con diferencia la más conocida, fundamentalmente porque es la primera moneda digital de la historia, y que apareció allá en el 2009, por lo que a día de hoy sigue siendo la más usada y deseada por parte de los inversores, siendo también la que tiene una cotización más elevada (en los últimos años ha incrementado por 1.000 su valor). Esta moneda se usa principalmente para el intercambio de bienes de consumo y servicio a través de la red. Absolutamente todos los pagos que se realizan con esta moneda se hacen de forma anónima y los códigos que se usan para dar seguridad a las transacciones son completamente ilegibles (valor de la acción, 15.731,80).

Ethereum

Al igual que el Bitcoin es una moneda descentralizada, pero creada para adaptarse. Y es que sus contratos de código abierto pueden ser usados para todo tipo de servicios (plataformas de intercambio, sistemas de votación, financiación…)

Litecoin

Tercera moneda del ranking, considerada por los expertos como la mejor alternativa al Bitcoin, ya que utiliza el mismo algoritmo y su proceso para usarla es casi idéntico. La diferencia fundamental es que su precio es significativamente inferior.

Ripple

Es la alternativa al Litecoin o la segunda más preparada para sustituir al Bitcoin. Es de funcionamiento muy parecido a las anteriores, es decir, todas las transacciones se realizan a tiempo real. La ventaja de esta moneda digital es que tiene su propio sistema de cambio de divisas, facilitando la compra de casi cualquier producto que deseemos, de una manera muy sencilla y sin tener que recurrir a otro software.

Primecoin

Cada vez con más usuarios, esta criptomoneda se establece a partir de números primos, es decir, la correlación de estos números va formando cadenas de cifras denominadas Cunningham. Su principal ventaja radica en la velocidad de las transacciones, mucho más rápidas que con el Bitcoin.

Te puede interesar