Cómo se pide un préstamo por Internet y en qué hay que fijarse

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
admin

Actualmente pedir un préstamo por Internet es un proceso seguro, fácil y adaptado 100% al lenguaje online. Ya no es necesario acudir personalmente a ningún establecimiento para conseguir un préstamo. No obstante, siempre hay que tener en cuenta una serie de elementos para no cometer errores y saber qué significa todo lo que se solicita, puedes encontrar más información aquí.

Un préstamo online es un proceso en el que se solicitan pocos datos y que se puede hacer en pocos minutos. Además, es una fórmula de financiación muy atractiva entre las generaciones más jóvenes y que se ha extendido mucho en los últimos años. En este sentido, los datos indican que la cantidad que más se pide son los 1.000€. No obstante, antes de solicitar un préstamo por internet, hay que fijarse en los siguientes elementos.

El periodo de devolución y la necesidad de ajustarse a él

Como en cualquier otro tipo de préstamo o crédito, siempre que se solicita financiación la persona accede a su devolución en un plazo concreto de tiempo. El periodo de devolución siempre depende de la cantidad de dineropedido y del propio interesado, a la hora de querer reducir los intereses o deshacerse con velocidad de su devolución.

En cualquier caso, es fundamental saber si será posible respetar dicha fecha y no solicitar ningún préstamo de no ser así. Cuando el plazo de devolución vence, el importe sube un porcentaje diario mientras esa devolución siga sin cumplirse.

La TAE o la Tasa Anual Equivalente

La TAE define el tipo de interés que produce el préstamo y tiene en cuenta la cantidad inicial, el periodo de devolución y los propios gastos o comisiones derivados de la operación. De este valor dependerá el tipo de interés al que será sometido el préstamo y, por lo tanto, la cantidad final a devolver. Por este motivo, es importante fijarse en qué cifra se fija y cómo cambiará las condiciones.

Debido al lento ritmo de la economía y a los anuncios del Banco Central Europeo de continuar en mínimos, estas cifras suelen variar.

Los gastos derivados como la comisión de apertura

Según el número de préstamos que se hayan pedido, la entidad bancaria o el tipo de historial que tenga el particular, es posible que el préstamo o la entidad obliguen a pagar comisiones de apertura o de valoración. En este sentido, se trata de una cantidad más a sumar al montante total que hay que tener en cuenta, especialmente cuando se habla de pequeños ahorradores o de préstamos que se solicitan por falta de liquidez en momentos específicos. No obstante, la comisión de apertura solo se puede cobrar una única vez y no todas las entidades financieras la requieren.

Los retrasos en los pagos

Más allá de respetar los plazos de devolución del préstamo, es importante también valorar cuál sería el interés en caso de haber retraso. Ya que si ese interés puede parecer elevado, es probable que haya que reflexionar la solicitud.

En cualquier caso, solicitar un préstamo online es un proceso sencillo en el que con los datos de la persona ya se puede realizar una solicitud (nombre, DNI y número de cuenta son los básicos). Sin embargo, siempre es importante leer bien todas las condiciones.

Te puede interesar