El Banco de España podría fijar colchones anticrisis para determinados sectores

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Redacción

El Banco de España dispondrá de la capacidad de fijar colchones anticrisis por sectores o tipo de exposiciones si se advierten excesivos riesgos que puedan perjudicar a la industria o conformar burbujas.

Será uno de los nuevos útiles en la caja de herramientas del organismo cuyas competencias quedaron reforzadas por el Real Decreto Ley 22/2018 previo a la creación de la autoridad macroprudencial, con cuya puesta en marcha se reforzó las capacidades de esta institución, como también las de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) y las de la Dirección General de Seguros y Planes de Pensiones.

El supervisor ha lanzado una consulta pública previa precisamente sobre la oportunidad de valerse de esas huchas de capital anticíclico para exposiciones de determinados sectores y que serían complementarias al que ya tiene para el conjunto de las carteras de riesgo, y que la industria está persuadida que acabará imponiendo siguiendo la estela de un gran número de países europeos.

También valora la posibilidad de fijar límites a la concentración sectorial y poder establecer condiciones sobre la concesión de préstamos, adquisición de títulos de renta fija y derivados por parte de las entidades y para operaciones radicadas en España.

Bajo estas últimas competencias podría, por ejemplo, fijar un umbral máximo de concesión en función de valor de la garantía o algo así como un ‘loan to value’ máximo. Fuentes del organismo apuntan que se estaría valorando qué activos podrían, llegado el caso, colocarse en el numerador y qué otros en el denominador.

En los trabajos preliminares sobre estas opciones se encuentra además analizando qué grupos o situaciones estarán excluidos o a los que no serían de aplicación tales requisitos como podría ser, por ejemplo, la financiación para la residencia o vivienda habitual o la antigüedad de una empresa. Si se limitase, por ejemplo, el crédito en función de sus ingresos sin más condiciones podría perjudicarse a compañías jóvenes cuyo apalancamiento puede ser superior por la fase de arranque de los proyectos.

La intención con la normativa ahora en consulta previa es dar forma y objetivar una serie de herramientas que, en cualquier caso, solo se activarían si se dan las circunstancias necesarias. Y es que el objetivo final es evitar un aumento del riesgo sistémico que amenace la estabilidad financiera, garantizando al tiempo que el sector financiero contribuye al crecimiento económico y se fortalecen sus balances.

Por otro lado, este tipo de herramientas “puede contribuir a proteger la solvencia financiera de los prestatarios a medio plazo, evitando que las condiciones de los préstamos supongan una carga excesiva en sus recursos”, detalla el texto puesto a consulta.

La autoridad macroprudencial creada para identificar riesgos económicos y financieros, monitorizarlos y evitar conformaciones de burbujas que puedan ocasionar una repetición de la crisis, echó a andar el pasado 1 de abril.

La bautizada como Amcesfi por las siglas de Autoridad Macroprudencial de Estabilidad Financiera identifica indicadores a seguir para monitorizar los riesgos, con vistas a emitir opiniones, advertencias e, incluso, recomendaciones a los organismos supervisores para que intervengan si se necesitan reconducir situaciones preocupantes.

La aplicación de las medidas corresponde a los organismos supervisores, que serán los que tendrán la capacidad para intervenir en el mercado e imponer obligaciones a las entidades financieras llegado el caso.

Te puede interesar