Cayetana

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Jordi Benítez

Hace unos años entrevisté a Cayetana Álvarez de Toledo para un reportaje sobre el PP. Fue poco después de la conferencia política del partido en 2015. Mariano Rajoy estaba al mando, y a ella se le veía al inicio del evento indicando a los asistentes dónde tenían que sentarse. Lo hacía con una gran sonrisa y actitud de servicio. Al cabo de unos meses anunciaba en este artículo que no iría en las listas del PP para las siguientes elecciones. No encontraba argumentos para defender sus posiciones.

La conversación telefónica con Cayetana sobre el presente y futuro del PP fue larga y muy interesante. Sus ideas principales están recogidas en este artículo (PP) que publicamos posteriormente. Me pareció inteligente, culta y buena oradora. Por eso me sorprendió negativamente el desastroso aterrizaje que protagonizó en las pasadas elecciones. Su tono crispado y algunas declaraciones fuera de lugar parecían buscar una confrontación al nivel de la agresividad callejera a menudo mostrada por otros partidos. Aquello no congeniaba con la categoría que había apreciado en aquella entrevista. 

Su intervención de ayer en el Congreso parece romper en parte con ese tono, y fue mucho más brillante. Analiza los hechos y anima a que se produzca un debate con argumentos serios que se salga de los insultos y debates inútiles, demagógicos y sin datos que con frecuencia se escuchan en el Parlamento. Esperemos que sea solo el inicio de un año en el que se produzca por fin un intercambio de ideas útil para España.

 

 

 

Te puede interesar