Ron recurrirá la sentencia que le obliga a devolver su bonus del Popular

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Redacción

El expresidente del Banco Popular Ángel Ron ha anunciado que recurrirá la sentencia del juzgada de primera instancia de Madrid que ha decidido que debe devolver el importe que ya ha cobrado de la indemnización de 12,8 millones de euros por su salida del banco.

El juzgado de primera instancia nº 47 ha estimado íntegramente una demanda presentada por el Popular (ahora el Santander), y ha condenad a Ron a pagar a Mapfre, entidad aseguradora del contrato, 13.093,92 euros correspondientes a la remuneración cobrada por adelantado en el primer trimestre de 2017, “sin haber desempeñado efectivamente el puesto de consejero” desde el 20 de febrero de ese año, más los intereses.

Asimismo, le condena a devolver, por la aplicación de la denominada cláusula “clawback” o retroactiva, por la que un directivo puede estar obligado a devolver parte de su retribución variable, la correspondiente a los ejercicios 2013 y 2014 cobrada en 2015 y 2016, un total de 215.546,33 euros.

Del mismo modo, el juzgado entiende que procede aplicar la conocida como cláusula “malus” de reducción de incentivos sobre la remuneración variable de 2014 pendiente de cobro, 42.600 euros y 10.216 acciones del banco, y sobre la prejubilación del banquero, regulada mediante una póliza de seguro de rentas suscrita con Mapfre, que queda exenta de las obligaciones de pago.

La sentencia no es firme

Ron ha explicado en un comunicado su intención de recurrirla, para lo que cuenta con un plazo de 20 días, ya que, en su opinión, es contraria a los estatutos del banco y a la política de remuneraciones, sometida a los acuerdos del Consejo y de la Junta General de Accionistas, “que aprobaron dicha retribución y estuvo vigente desde 1979 hasta la llegada de su sucesor”.

El exbanquero alega además que en el fallo se realizan afirmaciones contra la evidencia de documentos que fueron aportados por el Santander, documentos que acreditan que desde 1979 se consideró la pensión que él percibe “y la de todos los demás directivos del banco como fija y no variable”, reflejándose así en los contratos de consejeros y directivos.

Te puede interesar