“Skyrunner”: corre para ser más fuerte y feliz

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Remitido

Para los amantes del running existe una modalidad mucho más extrema que une naturaleza y fuerza, y que Emelie Forsberg, deportista sueca y autora del libro “Correr y Vivir”, conoce a la perfección: el skyrunning.

El “skyrunning” es un deporte extremo de montaña que consiste en transitar por alturas superiores a los 2.000 metros, donde la inclinación supera el 30%. Emelie Forsberg (Suecia, 1986 ),  atleta especializada en este deporte de riesgo, relata algunas de las claves de esta práctica y de sus hábitos diarios en su libro “Correr y vivir”.

Competir para mejorar

La competencia es una de las fuentes de energía más presentes en los deportes de riesgo, y ayuda a aquellos inmersos en el entrenamiento a superarse a sí mismos y mejorar.

“Competir es especial. Estar en la línea de salida con personas a las que les apasiona lo mismo que a mí. La emoción y la expectación son palpables”, explica esta experta en carreras de montaña, “trail running” y esquí de montaña.

Aunque también asegura que no debe convertirse en una obsesión que anule la diversión y el disfrute. “Para mi es más especial y más importante encontrar la motivación para correr sin tener la competición como objetivo”.

Correr en la naturaleza y salirse del camino

“Es emocionante salirse del camino y cambiar la ruta prevista siguiendo un impulso. Cuando lo haces, alcanzar la cumbre es una sensación fantástica” relata Forsberg, que ha sido Campeona de Europa y del Mundo de “skyrunning”.

Cada vez hay más personas que unen naturaleza y deporte, sacando partido a todos los elementos del medio ambiente que facilitan el ejercicio físico: mejor respiración o diversidad de velocidades y movimientos. Los gimnasios son sustituidos por espacios abiertos al aire libre que hacen más dinámicas las rutas deportivas y permite disfrutar de la naturaleza.

Forsberg propone no seguir una ruta marcada para evitar esa sensación de monotonía y repetición que puede derivar en el aburrimiento y el abandono del ejercicio.

“A veces, cuando corres es necesario seguir los pensamientos y las ideas nuevas. Así se consiguen nuevas perspectivas y nuevas experiencias. Es mucho más gratificante”, explica la atleta.

Por otra parte, no tener un entrenador o un plan de entrenamiento. aunque supone más libertad, requiere también de “una mayor responsabilidad”, según comenta la deportista sueca en su libro autobiográfico.

Consejos para entrenar

Para los que prefieren tener un horario o calendario establecido en el que basar sus ejercicios, es una buena idea “planificar menos horas de entrenamiento de las que puedas y seas capaz de hacer, así tienes la libertad de elegir si quieres entrenar más o según lo previsto”.

La constancia es otro factor importante, ya que se aconseja realizar de una a tres “sesiones clave” a la semana, lo que hagas de más “será un extra” afirma Forsberg.

La atleta sueca afirma que el truco para disfrutar del deporte es “ver tu entrenamiento como algo lúdico, algo que quieres volver a hacer, no una obligación.”

Tener unos objetivos fijados y conseguir alcanzarlos es otro método para sentir satisfacción en deportes extremos como el “skyrunning”.

“Cuando quiero alcanzar un objetivo, lo escribo para recordarlo cada día”, explica Forsberg. “Apreciar lo que haces todos los días es el requisito más importante para ser feliz. Algo tan sencillo como que te encante tu rutina matutina , pasar tiempo con familiares y amigos o preparar una buena cena”.

Dos formas de correr cuesta arriba

Emelie Forsberg explica que existen dos modalidades en carreras cuesta arriba. Este ejercicio influye en el rendimiento y ayuda a mejorar los tiempos de carrera, por lo que se recomienda incluirlos tanto en deportes extremos como en el “running”. Las dos técnicas permiten avanzar igual de rápido, pero es bueno alternarlas para utilizar diferentes grupos musculares.

1) Camina rápido con largas zancadas mientras presionas las manos y los brazos contra los muslos

2) De pasos más cortos, mas en carrera, con una frecuencia más alta, así trabajas más la musculatura anterior de los muslos.

Cada persona debe escoger que método funciona mejor con su cuerpo, sus capacidades y sus objetivos. Incluir cuestas en el entrenamiento tiene muchos beneficios: aumenta la fuerza de las piernas, optimiza la zancada, aporta variedad a los ejercicios básicos de “running” y mejora la absorción de oxígeno.

Cultivar el cuerpo como si fuera un huerto

Forsberg afirma que al trabajar en su huerto consigue experimentar sensaciones muy similares a la práctica deportiva que realiza.

“Correr ultradistancias se parece a cultivar, creo que es importante construir el cuerpo durante varios años dando pequeños pasos que hagan que las articulaciones y los músculos se adapten para correr distancias largas y durante mucho tiempo, así el cuerpo puede aguantar”.

La filosofía de esta atleta tiene como uno de sus pilares la naturaleza: para correr a través de ella, peor también para cuidarla y cultivarla.

La alimentación, un pilar fundamental

Cuando se entrena muchas horas a la semana la comida se convierte en una parte esencial, ya que es “la fuente de energía principal” del deportista.

Forsberg recomienda “llenar la dieta de verde”, preferiblemente de cosas cultivadas por uno mismo, o que sean de producción local y de temporada. Comida vegetariana e hidratos de carbono como quinoa, trigo, patatas, remolacha, pasta y arroz.

La atleta aconseja centrarse en la comida sana y en la energía que ésta proporciona, aunque también destaca la importancia de la sensación de placer al comer, que es “esencial” para una buena alimentación.

Para ello propone un menú para antes y después de las carreras durante las etapas de entrenamiento.

– Desayuno: gachas con fruta, miel y canela, un sandwich de mantequilla, queso y pepino y un café con leche.

– Almuerzo: ensalada de trigo integral o como tentempié bollos acompañados de chocolate caliente o café

– Cena: tubérculos con hamburguesas de lentejas o judías, y de postre crema de plátano si es verano o tarta de chocolate si hace frío.

Otros platos sabrosos y originales que propone son: lasaña de calabacín o hamburguesas de judías y lentejas.

El yoga como complemento del running

“Me parece interesante la filosofía del yoga sobre la consciencia y la inconsciencia, hay mucho que aprender del yoga. Todos los cambios deben venir de nuestro interior, solo nosotros mismos podemos decidir lo que se refleja en nuestra mirada al mundo que nos rodea”, afirma la sueca.

Hacer yoga y correr ayudan a fortalecer el pensamiento y conseguir un equilibrio vital. “Un ejemplo de este equilibrio es cuando tengo que tomar decisiones sobre mi entrenamiento. ¿Necesito descansar o es que estoy perezosa? ¿Hace falta que piense más sobre esto o ya lo he pensado y estoy lista para seguir?”, comenta Forsberg.

Correr y hacer yoga tienen algo en común: la conexión entre cuerpo y mente, por lo que son dos actividades que pueden complementarse.”Hacer yoga me ayuda a dirigir los pensamientos hacia mi interior, a dejar fuera el entorno, me da una tranquilidad en mi inquietud y me motiva para realizar mis tareas de la mejor manera posible”, explica en su libro Forsberg. 

Te puede interesar