DIA perdió 418 millones en el primer semestre, un 88,3% más

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Redacción

El Grupo DIA registró unas pérdidas de 418,7 millones de euros durante el primer semestre de su ejercicio 2019, un 88,3% más respecto a los 29,6 millones perdidos en el mismo periodo del 2018.

Así se refleja en los resultados semestrales publicados este lunes por la compañía a través de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), en los que detalla que las ventas netas tuvieron un valor de 3.400 millones de euros, un 7% menos.

En cuanto al Ebitda ajustado, registró un valor negativo de 55,6 millones de euros, frente a los 205,9 millones de euros positivos del mismo periodo del año anterior, como consecuencia del impacto negativo en los resultados del descenso de las ventas y de los efectos excepcionales registrados en el periodo por valor de 88,8 millones de euros, principalmente relacionados con la liquidación de existencias y la baja de cuentas a cobrar en España y Brasil.

El consejero delegado de Grupo DIA, Karl-Heinz Holland, afirmó que “la nueva dirección de DIA es plenamente consciente de la exigente situación; el equipo tiene los conocimientos y la experiencia para poner el negocio de nuevo en marcha y continuar tomando las medidas necesarias para situar a DIA en una posición de fuerza y lograr el éxito a largo plazo. Todos los días habrá mejoras y cambios, lo que llevará algún tiempo”.

CAUSAS

Entre las principales causas de este resultado negativo, la compañía apuntó al “fuerte deterioro de las ventas ocasionado por los niveles extraordinarios de faltas de stock y la complejidad del entorno de negocio”; al proceso de cierre de tiendas con bajos resultados, que ha afectado a un total de 663 tiendas; y a “un fuerte proceso de reconversión de franquicias dirigido a mejorar la calidad de nuestra red de franquicias, que ha afectado a un total de 222 tiendas”.

Asimismo, la compañía también achaca el resultado a que se ha llevado a cabo “un proceso inicial de racionalización del surtido comercial, lo que ha derivado en una reducción significativa del número de referencias, en aras de conseguir una mayor simplificación, una mejora de la productividad y una mejor relación calidad-precio para los clientes”.

OPA Y FUTURO

Estos son los primeros resultados presentados por DIA desde que se hizo efectiva la opa realizada sobre la compañía por LetterOne, fondo propiedad del empresarios ruso Mikhail Fridman, que pasó de tener un 29% de las acciones al actual 69,7%, y el correspondiente cambio en el Consejo de Administración.

En el primer trimestre, DIA obtuvo unas pérdidas de 144 millones de euros, y unas ventas netas de 1.664,6 millones de euros, un 7,2% menos respecto a los 1.793 millones del primer trimestre de 2018. Esos resultados confirmaron la delicada situación financiera que atravesaba entonces la compañía, cuando aún estaba pendiente del cierre de la opa.

La opa se cerró el 17 de mayo, al precio de 0,67 euros por acción ofrecido por LetterOne, y ese mismo día las acciones de la compañía cerraron la sesión bursátil de esa jornada en 0,6424 euros. Este pasado viernes, 13 de septiembre, las acciones de DIA cerraron en 0,5 euros, tras una subida en la jornada del 2,04%, por lo que el actual valor de la compañía, con 622.456.513 acciones en circulación, es de 311,2 millones de euros. De esta forma, los títulos de DIA valen actualmente un 25,3% menos respecto a los 0,67 euros pagados por LetterOne.

Tras la opa, DIA alcanzó un acuerdo con sus acreedores para refinanciar su deuda y el pasado 30 de agosto DIA celebró una Junta Extraordinaria de Accionistas en las que se ratificaron los nombramientos de los nuevos miembros del Consejo de Administración dominado por LetterOne, como el de Karl-Heinz Holland, en calidad de consejero ejecutivo, Stephan DuCharme, Michael Casey y Sergio Ferreira como consejeros dominicales, y Christian Couvreux y José Wahnon como consejeros independientes.

Además, la compañía tiene intención de convocar para el cuarto trimestre de este año otra Junta de Accionistas Extraordinaria para someter a su aprobación la ampliación de capital prevista de 600 millones, que se destinará en su mayor parte a devolver a LetterOne los 500 millones adelantados en dos préstamos participados con los que inyectó en la compañía liquidez con los que hacer frente a sus compromisos financieros a corto plazo, como el vencimiento de un bono de 306 millones el pasado 22 de julio.

En este sentido, DIA indicó este lunes que “en cuanto a la evolución del negocio a partir del segundo trimestre, con la llegada nueva dirección y la inyección de liquidez de junio, la prioridad inmediata ha sido normalizar la relación con los proveedores, eliminar las faltas de stock y abastecer completamente las tiendas y almacenes, con el fin de estar preparados para dar un servicio completo a los clientes y volver a la normalidad lo antes posible”. “El efecto positivo de esta normalización ya es visible en julio y agosto, ya que en este periodo las ventas comparables muestran una recuperación gradual y significativa desde los mínimos históricos registrados en junio (-15,5%)”, añadió.

Te puede interesar