Compartir

La moda es  pasajera y carente del valor de permanencia que tiene una joya. Así opina la gemóloga y diseñadora Karen Alonso. “Se mantienen en el tiempo, sumando gratos recuerdos a las vivencias de quien las lleva. Además de lujo, tienen un componente de bienestar  muy emocional”