Compartir

Gracias a su pureza, el oro refleja la luz de forma excepcional. En estado coloidal estimula la circulación sanguínea, aumenta la actividad enzimática, restaura  las células deterioradas, evita la flacidez cutánea y lucha contra las manchas. De ello hablamos con María Sánchez, responsable de Marketing de Beoxy.