El huevo: un sector lleno de posibilidades económicas

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Redacción

Desde el 1996, cada año se celebra el Día Mundial del Huevo. Puede resultar un hecho anecdótico, pero lo cierto es que esta iniciativa de la Comisión Internacional del Huevo pretende, cada vez en más países, hacer hincapié en la importancia que tiene este producto e nuestra vida diaria. Se trata de un alimento no solo de grandes potencialidades a nivel nutritivo, sino también a nivel económico, un hecho del que ya tienen cuenta destacables granjas avícolas en España.

El huevo: producto clave de las PYMES españolas

La última celebración del Día Mundial del Huevo tuvo lugar recientemente, ya que se celebra el segundo viernes de cada mes de octubre. Se trata de una fecha ideal para profundizar en las posibilidades de este producto, así como en los datos de este sector. De este modo, una particularidad que se extraen del mismo es que la enorme mayoría de compañías que se dedican a la comercialización de huevo son empresas de pequeño y mediano tamaño. No obstante, este hecho no las exime de una importante inversión en nuevos equipamientos y tecnología puntera. En cuanto al nivel de producción, según los datos que manejan los ministerios de Agricultura y Sanidad españoles, un total de 1.416 granjas avícolas en España producen diariamente huevos de gallina y 881 centros de embalaje de huevos. Así mismo, existen 31 industrias dedicadas a la fabricación de los llamados ovoproductos.

Los resultados se dejan ver en términos de productividad, ya que, al término del año pasado, los más de 43 millones de gallinas ponedoras que albergan dichas granjas fueron responsables de los 1.100 millones de docenas de huevos producidos.

El huevo y su introducción en nuevos mercados

Pero además de sus buenos resultados, el sector del huevo ha demostrado ser capaz de adaptarse a los nuevos contextos y dar respuesta a las nuevas demandas del mercado. Un claro ejemplo es el mercado de los productos ecológicos. En el caso del huevo, la etiqueta de ecológico está muy vinculada no solo a la calidad, sino a otros factores como el sabor y la autenticidad del producto, características especialmente valoradas por los consumidores de productos “bio”. Según datos recientes, la producción de esta tipología de huevos ha alcanzado los 48 millones. Se trata de unas cifras muy interesantes para el sector, aunque todavía se encuentren por detrás de algunos de nuestros vecinos europeos. Por delante de España, se sitúan así en el ranking países como Francia, Alemania, Italia o Dinamarca. En este último, hasta el 19% de las gallinas del país que producen huevos son ecológicas.

Por último, no hay que olvidar el gran apoyo que recibe el sector por parte del sector sanitario. Un apoyo que se debe a los grandes beneficios que este producto tiene para la salud de las personas. Entre ellos, destaca su carácter enormemente nutritivo, las propiedades que contiene y que favorecen a órganos como el corazón o el cerebro o las proteínas que aportan a nuestro organismo cuando hacemos uso de ellos en un consumo habitual.

Te puede interesar