Compartir

La demanda de crédito de hogares y empresas se redujo en España durante el tercer trimestre del año, lo que no ocurría desde mediados de 2013, debido sobre todo a una menor confianza de los consumidores respecto a la situación económica, según el Banco de España.

Mientras, en el conjunto de la zona euro la demanda de crédito de las empresas se mantuvo y la de préstamos hipotecarios y de consumo continuó subiendo en el tercer trimestre por el bajo nivel de los tipos de interés, según el Banco Central Europeo (BCE).