El pequeño inversor gana protagonismo en el capital de Banco Santander

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Redacción

El banco cántabro no sólo es la entidad con mayor número de accionistas -más de 4 millones-, sino que cuenta en su capital con un gran batallón de inversores minoristas que crece en protagonismo y que lo convierte en uno de los bancos más “populares”: 1,56 millones de personas apuestan por el crecimiento recurrente y sostenible del grupo financiero.

Invertir en acciones es una de las vías para obtener rentabilidad de los ahorros, a través del retorno de la acción y los dividendos. La bolsa ofrece rentabilidad, liquidez y flexibilidad a la hora de ahorrar. Pero es importante elegir valores sólidos, que ofrezcan resultados sostenibles a medio y largo plazo, con prácticas de negocio responsables, una cultura sólida y una estrategia dirigida a generar valor para la sociedad.

“Si cumplimos con nuestra misión y contribuimos al progreso de las personas y de las empresas, no solo creceremos como negocio sino que ayudaremos a la sociedad a afrontar los principales desafíos globales. El valor que creamos debe traducirse en beneficio para todos. Las empresas que quieren contribuir positivamente a la sociedad deben alinear sus objetivos con los que tiene la sociedad a largo plazo”, afirmaba Ana Botín, presidenta de Banco Santander, en el último Informe de Banca Responsable de la entidad.

Una opinión que refrendan desde el banco: “Contamos con un marco de gobierno sólido y transparente. Los riesgos y las oportunidades se gestionan de forma prudente, y la estrategia a largo plazo está diseñada para proteger los intereses de nuestros accionistas y de la sociedad en su conjunto”.

Aumentar el diálogo con los accionistas

Las compañías son conscientes de que cuidar y potenciar las relaciones con los accionistas, uno de los principales grupos de interés, es fundamental para mejorar y lograr un beneficio sostenible a medio y largo plazo. Y para ello, es necesario un diálogo continuo que favorece la innovación, las oportunidades de negocio, la identificación de temas relevantes para la organización y la mejora de la reputación y la confianza en la empresa.
Banco Santander realiza de forma periódica un análisis sistemático para identificar aquellos aspectos sociales, ambientales y de comportamiento ético que son más relevantes para sus distintos grupos de interés. “Necesitamos entender qué es lo que preocupa a nuestros grupos de interés y cuáles son sus necesidades. Escuchando atentamente sus opiniones y evaluando sus percepciones sobre el Grupo, no solo identificamos problemas, también detectamos oportunidades”, destacan en la entidad.

El grupo cántabro cuenta con más de 4 millones de accionistas, de los que el 59,93% son institucionales y el 38,96% minoristas. El 1,11% restante está en manos de los miembros del consejo de administración. Santander se relaciona con los más de 1,56 millones de pequeños inversores a través del “área de relación con accionistas”, que tiene entre sus funciones impulsar el interés y la participación de éstos en los asuntos del banco. En 2018, realizó 391.926 consultas a través de estudios y encuestas cualitativas; organizó 252 reuniones; hizo 10.000 entrevistas para conocer la percepción del banco como “sencillo, personal y justo”; y atendió 166.149 consultas a través del buzón electrónico, el teléfono, whatsapp y reuniones virtuales.
En cuanto a la retribución al accionista, sin duda una de las principales recompensas, Santander distribuyó el año pasado 3.724 millones de euros. El banco ha confirmado su intención de mantener el porcentaje del beneficio atribuido ordinario que se dedica al dividendo (payout) entre el 40% y el 50% y que la proporción de la retribución en efectivo sea al menos de la misma cuantía que el año pasado. Esto significa que, si se mantiene el mismo importe que en 2018 -23 céntimos-, con cargo a los resultados de 2019 los accionistas recibirán al menos 19,5 céntimos por acción en efectivo. La entidad abonará a partir de mañana el primer dividendo a cuenta de los resultados de este año de 10 céntimos por título en efectivo. Según la cotización media de 2019, la rentabilidad por dividendo del banco asciende al 5,7%.
Pero además, el banco cuenta con otras fórmulas para mimar a los pequeños inversores. Entre ellas, un programa de becas para estudiantes con discapacidad que pretende fomentar la inclusión socio laboral y hacer efectivo el principio de igualdad de oportunidades, a través de la Fundación Universia. Tanto los accionistas del banco en España como sus familiares, hasta segundo grado, tienen la posibilidad de acceder a estas ayudas siempre que acrediten estar matriculados en estudios de grado, posgrado o máster impartidos en cualquier universidad del mundo.

También tiene un club con descuentos y promociones exclusivas para los accionistas: yosoyaccionista.santander.com. En este espacio, el banco ofrece información -todos los boletines e informes están disponibles en esta página-; productos financieros ventajosos, como el Plan de Reinversión del Dividendo, el Plan Joven Accionista, la Cuenta Accionista o un seguro de accidentes gratuito; y numerosas promociones en cultura, viajes, restaurantes y salud, entre otras.
El valor mas líquido del ‘Eurostoxx’
Según datos al cierre del tercer trimestre, Banco Santander ocupaba el primer puesto de la zona euro y el vigésimo tercero del mundo por valor de mercado entre las entidades financieras, con una capitalización de 62.094 millones de euros. La ponderación de la acción en el índice DJ Stoxx 50 se situaba en el 1,6% y en el 7,6% del índice DJ Stoxx Banks. En el mercado español, el peso dentro del Ibex 35 ascendía al 12,9%.
La acción Santander es también la más líquida del Eurostoxx, el índice bursátil que representa la evolución de las 50 mayores empresas europeas en términos de capitalización de mercado. En este indicador están presentes, además del Santander, las principales compañías españolas, como Inditex, Telefónica, BBVA e Iberdrola. Esto significa que ofrece mayor facilidad para vender los títulos en el mercado con menor diferencia entre el precio de compra y el precio de venta -menor spread-. Y, por norma general, los valores de elevada liquidez suelen ser los más recomendados por los analistas y formar parte de las carteras institucionales nacionales e internacionales.
En los nueve primeros meses del año se han negociado 13.719 millones de acciones Santander, por un valor efectivo de 56.671 millones de euros, lo que supone una ratio de liquidez del 84%. Diariamente se han contratado más de 72 millones de acciones por un importe efectivo de 297 millones de euros.

Te puede interesar