¿Qué necesitan las empresas en la era del ‘big data’?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Redacción

Estudié la carrera de Informática porque el mundo tecnológico me producía una gran fascinación. A pesar de que la carrera me encantó, mientras la estudiaba imaginaba cómo sería mi vida dedicada al mundo de las computadoras. Y la visión de cómo sería mi futuro me hizo cambiar el rumbo de mi profesión.

Lo que yo necesitaba en aquel momento de mi vida es lo mismo que hoy necesitan las empresas: estar alineadas con su parte emocional.

En su momento, yo le di un giro enorme a mi vida profesional. Me convertí en actor, productor, director, escritor, compositor y empresario. Hace ahora seis años, convencí a más de ochenta personalidades como Antonio Resines, Úrsula Corberó, Eduardo Noriega o la productora El Deseo, para montar juntos una empresa que hemos llamado “ymás”.

La creamos para promocionar la cultura y enseguida descubrimos que había una gran cantidad de “activos” culturales que estaban en consonancia con la parte emocional de las empresas, que no se habían utilizado nunca y que eran perfectos para lo que necesitan las compañías y las personas. Nos planteamos: ¿y si creamos un “hueco” para que el público pueda acceder a nuestros rodajes, a los escenarios, a los camerinos, al backstage, acudir a estrenos, conocer a los actores, a los directores, a escritores o músicos? En definitiva: ser parte de lo inaccesible, de la magia del mundo cultural y artístico.

¿Y si, además, llevásemos a esas empresas nuestras técnicas de interpretación, nuestra habilidad para hablar en público, para motivar e ilusionar a los equipos o trabajar con líderes creativos? Con todos estos activos creamos un mundo de experiencias y formación experiencial que no existía y que genera mucho interés por parte de las empresas, sus trabajadores y el público en general.

Como CEO de “ymás” me muevo por despachos en los que se habla de transformación digital, big data, CRMs, marketing online, cookies, embudos de conversión, etcétera. En ellas entablo relación con directivos de marketing, comerciales, responsables de comunicación y recursos humanos de empresas pequeñas, medianas y grandes. Todos me transmiten las dificultades que tienen para motivar a sus equipos, fomentar el sentido de pertenencia, fidelizar a sus clientes o establecer relaciones laborales estables y duraderas.

Esto choca con lo que yo veo por mi faceta como productor de teatro y como actor. Me muevo por escenarios en los que es necesario que estén presentes las emociones y los sentimientos. Y también lo veo en el público que asiste a representaciones artísticas (conciertos, teatro, cine, exposiciones…), donde los asistentes viven intensamente las emociones: están sobrecogidos, implicados, maravillados, llorando o muertos de risa. Y aquí está la clave.

El mundo empresarial cuenta con una cantidad ingente de herramientas tecnológicas y digitales para mejorar la relación con sus clientes y empleados. En el caso de las grandes empresas, disponen del músculo económico necesario para invertir en toda esa tecnología, mientras que las pequeñas tienen que mirar con lupa en qué invierten cada euro que ingresan. 

Sin embargo, hay algo que todas necesitan y que las pone al mismo nivel: diferenciarse de sus competidores, motivar a sus trabajadores y llevar a sus clientes a la categoría de fans. La buena noticia es que, independientemente de su fortaleza económica o su capacidad para acceder a la tecnología, pueden conseguirlo. ¿Cómo? Estableciendo con sus destinatarios relaciones emocionales que son las que realmente calan. Eso es lo que hacemos desde “ymás”.

¿Qué necesitan las empresas en la era del ‘big data’? Me lo dicen sus líderes cada día: emociones. Algo fundamental que es necesario incorporar ya al mundo empresarial.

Empresas como Endesa, BBVA, Sabadell, Santander, con las que colaboramos, ya lo están haciendo. 

Coté Soler es CEO de “ymás”. Actor, productor, director, escritor, compositor y empresario.

Te puede interesar