El precio de las acciones de ACS cae tras ver cómo su beneficio se contrajo un 14% en el cuarto trimestre

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Redacción

La cotización de las acciones de ACS cae hoy en torno a un 2,75% y vuelve a deslizarse por debajo del nivel de los 30,25 euros por acción, tras presentar la compañía unos resultados mixtos, que se han quedado por debajo de las expectativas del mercado en términos de márgenes y de beneficios.

En concreto, las ganancias netas atribuibles del grupo entre octubre y diciembre de 2019 se contrajeron un 14,22% respecto al mismo periodo del año anterior, hasta los 193 millones de euros (0,613 euros por acción), una cantidad alejada a los 230 millones de euros (0,73 euros/acción) que esperaba el mercado, aunque dichas expectativas se vieron muy truncadas a finales de enero cuando la empresa anunció que dejaría de prestar apoyo financiero a la participada de Cimic en Oriente Medio, BIC Contracting.

Esta decisión adoptada por la compañía ha tenido un impacto en el beneficio consolidado de ACS de 420 millones de euros, ligeramente por encima de los 400 millones apuntados por el grupo a finales de enero, tras verse obligada a hacer provisiones por un importe de 1.695 millones de euros.

En la otra cara de la moneda, para hacer frente con mayor tranquilidad a este extraordinario, la compañía se ha anotado unos beneficios de 250 millones de euros extras en su cuenta de resultados con la venta a la portuguesa Galp Energía de sus proyectos de energía fotovoltaica sitos en España.

Sin embargo, este hecho tampoco enmascara el peor hacer del grupo en este trimestre, toda vez que, tanto el resultado bruto de explotación (ebitda) como el ordinario (ebit), se han situado por debajo de los números del último cuarto de 2018, con una caída del 3,6%, en el caso del primero (742 millones de euros), y del 6,5% (474 millones de euros), en el segundo.

Los ingresos totales de ACS en el cuarto trimestre superan los 10.000 millones de euros

Este retroceso en los márgenes se produce a pesar de que las ventas del grupo sí que han dado un notable paso al frente en el último trimestre, con un avance interanual del 7,34%, hasta los 10.298 millones de euros, por encima del nivel psicológico de los 10.000 millones de euros que confiaban en alcanzar sus inversores.

En el conjunto del ejercicio, la foto final de estos 12 meses sí que es más favorable para la compañía, con un avance de los ingresos totales del grupo del 6,7%, hasta los 39.372 millones de euros y unos beneficios un 5,1% al alza, hasta los 962 millones de euros, por encima de los 950 apuntados en su última comunicación a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Aitor Méndez es analista de IG Markets.

Te puede interesar