El coronavirus provoca el primer recorte de urgencia de tipos de la Fed desde la crisis de Lehman Brothers

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Redacción

La fuerte irrupción del coronavirus de Wuhan (Covid-19) más allá de las fronteras de China continental ha puesto en jaque el crecimiento económico mundial y ha empujado a los bancos centrales a tomar medidas de urgencia.

Las principales autoridades monetarias del mundo advertían en las últimas horas que estaban preparados para tomar decisiones y, esta misma madrugada, era el Banco de la Reserva de Australia (RBA) el que se atrevía a romper el baile y anunciar una inesperada rebaja de los tipos de interés de un cuarto de punto.

Sin embargo, ha sido la decisión de la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos la que ha dado la auténtica campada al rebajar de un solo golpe los tipos de interés medio punto porcentual en un encuentro de urgencia, para situarlos ahora en una horquilla de entre el 1% y el 1,25%.

La decisión en sí no es tan sorprendente como el hecho de que la máxima autoridad monetaria estadounidense no haya querido esperar para tomar esta decisión a su próximo encuentro, programado para los próximos días 17 y 18 de marzo.

De este modo, esta es la primera vez desde el mes de octubre de 2008, con la quiebra de Lehman Brothers, que el banco de bancos estadounidense se tiene que reunir con carácter de urgencia para recortar sus tipos de interés, algo que solo había sucedido en siete ocasiones en el pasado.

Además, este recorte devuelve los tipos directores a su nivel más bajo desde finales de 2017 y supone el primer movimiento en uno u otro sentido superior al cuarto de punto anunciado por la entidad desde la recordada reunión del mes de diciembre de 2008, cuando la entidad recortó las tasas más de un 0,75% y empezó a dar una horquilla de oscilación en lugar de una referencia fija como hace el resto de bancos centrales del mundo, para evitar así el impacto psicológico de establecer el ‘dinero gratis’, con unos tipos de interés al 0,0%.

El FOMC sitúa la nueva horquilla de los tipos de interés entre el 1% y el 1,4%

Los fundamentos de la economía estadounidense siguen siendo fuertes. Sin embargo, el coronavirus plantea riesgos para la evolución de la actividad económica. A la luz de estos riesgos y, con el objetivo de alcanzar sus objetivos de pleno empleo y estabilidad de precios, el Comité Federal de Mercado Abierto ha decidido hoy reducir el rango objetivo de la tasa de los fondos federales en medio punto porcentual, a entre 1% y 1,25%”, sostiene la FOMC en un escueto comunicado.

Añade, además: “El Comité está siguiendo de cerca los acontecimientos y sus consecuencias para las perspectivas económicas y utilizará sus instrumentos y actuará según proceda para apoyar la economía”.

En una terminología muy similar se había pronunciado ya propia la entidad anoche en un comunicado en el que ponía de manifiesto su voluntad de tomar medidas si fuera necesarios. Una nota muy parecida a la que lanzaron el Banco Central Europeo (BCE) y el Banco de Japón (BoJ), aunque estos últimos todavía no han anunciado ningún movimiento.

Donald Trump sigue arremetiendo con fuerza contra la Fed pese al recorte de los tipos

Esta misma mañana, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, arremetía duramente de nuevo contra su propio banco central y el presidente del mismo, Jerome Powell, al conocer la decisión del RBA de bajar los tipos de interés, dando por hecho que la de la Fed se haría de rogar bastante más.

Sin embargo, una vez conocida la decisión del FOMC, el controvertido mandatario ha seguido atacando con fuerza la política mantenida por la Reserva Federal, a la que ha instado a seguir rebajando sus tasas de referencia hasta “igualarlas con otros países/competidores”.

El índice Dow Jones se dispara 600 puntos con la noticia y luego deshace el movimiento

La noticia fue recibida con gran regocijo por parte de los mercados, con fuertes subidas en los principales índices de la Bolsa de Nueva York, que se tradujo en un salto de más de 600 puntos para el índice Dow Jones nada más conocer la noticia.

Sin embargo, las ganancias se mantienen contenidas y toda esta subida fue corregida posteriormente durante la rueda de prensa concedida por Jerome Powell, para explicar a los medios la decisión de la entidad.

La noticia de que la generalmente muy cauta Reserva Federal haya optado por pasar ya a la acción tiene también una segunda lectura y el mercado teme ahora que la entidad esté viendo un impacto económico de esta epidemia en el crecimiento mundial mayor todavía al que descuenta el mercado.

Aitor Méndez es analista de IG España.

Te puede interesar