Jos Dijsselhof: el hombre que quiere impulsar la Bolsa española

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Redacción

Jos Dijsselhof. Así se llama el ejecutivo holandés, nacido en 1965 en Zwolle, que dirige SIX (la bolsa de valores suiza) como consejero delegado desde hace dos años. Llegó a la compañía a principios de 2018 y se puede decir que no ha perdido el tiempo. Desde su llegada ha impulsado personalmente la transformación de la compañía: ha puesto en marcha, entre otras cosas, la primera bolsa digital segura y un Centro de Operaciones de Seguridad que permite a las pymes del sector financiero acceder a soluciones de ciberseguridad altamente sofisticadas. Y su mayor operación está por llegar: SIX ha lanzado recientemente una oferta pública amistosa de adquisición sobre el operador de la Bolsa Española, Bolsas y Mercados Españoles (BME).

La operación se ha lanzado con la máxima discreción. Mientras el mercado hablaba continuamente de una posible OPA de Euronext, Dijsselhof y su lugarteniente, el director financiero de SIX, Daniel Schmucki, trabajaron en silencio junto con un grupo muy reducido de asesores para poner en marcha uno de los movimientos financieros más sorprendentes de los últimos años.

Nadie había detectado el movimiento, que fue ejecutado con maestría y sorprendió al mercado. Uno de los aspectos que llaman poderosamente la atención es la ausencia de filtraciones. Incluso, los movimientos de la bolsa parisina Euronext, alentando rumores y especulaciones, contrastaron con la limpieza de la operación suiza.
Capital habla con Dijsselhof, que recientemente ha visitado Madrid, una ciudad que le encanta visitar y en la que se siente “muy cómodo”.

Señor Dijsselhof, se puede decir que no ha perdido el tiempo desde que asumió el cargo.
Sí, desde que asumí este puesto hemos estado inmersos en diferentes proyectos con la clara visión de convertirnos en una empresa totalmente consolidada dentro de nuestro sector; orquestar la remodelación de la industria financiera suiza y promover activamente la transformación digital con servicios innovadores. Hoy en día, nos encontramos entre los pioneros del sector: no sólo hablamos de inteligencia artificial, sino que también la utilizamos, por ejemplo, para gestionar las solicitudes de soporte post-negociación y las consultas de información financiera. Pero permítame subrayar que SIX nunca ha estado de brazos cruzados. La innovación está en nuestro ADN. Ha sido un largo proceso para llegar a donde estamos ahora, y nuestra gente y su mentalidad abierta es lo que nos ha permitido lograr todo esto.

Y ahora que han consolidado SIX están planeando crecer adquiriendo BME, ¿verdad?
En primer lugar, hemos lanzado una oferta muy atractiva para BME (34 euros por acción, lo que representa una prima del 47,6%) porque creemos que ambos logramos un encaje perfecto. SIX y BME son una combinación altamente complementaria que crearía el tercer grupo más grande de Europa en cuanto a infraestructura de mercados financieros. La transacción propuesta nos dará la capacidad de invertir en ambos grupos y crear una plataforma fuerte para competir e innovar en el sector de las infraestructuras de los mercados financieros globales. Pero, si bien esta es una oportunidad muy atractiva, seguiremos mejorando nuestros procesos en SIX, mejorando continuamente la forma en que prestamos nuestros servicios y manteniendo nuestro enfoque en el crecimiento. Sobre todo, como siempre digo, tenemos que “cumplir, cumplir, cumplir”.

¿Qué aportaría la oferta de SIX a BME?
Creemos que esta operación reforzará significativamente los ecosistemas españoles y suizos, creando centros de excelencia y aportando nuevas capacidades a los stakeholders de BME (y de SIX), así como atrayendo a España nuevos pools de capital global. Definitivamente es un cambio de escala y un potencial de crecimiento para BME, lo que también representa una gran oportunidad para los mercados de capital españoles. Con la transacción propuesta, BME y SIX se convertirían conjuntamente en el tercer grupo de infraestructuras de mercados financieros de Europa, creando una entidad con la escala necesaria para perseguir oportunidades de crecimiento e iniciativas estratégicas más ambiciosas. Esto, junto con nuestro enfoque innovador y la inversión que prevemos, sin duda fortalecerá el ecosistema de BME.

Suiza se ha visto en cierto modo bloqueada en sus relaciones comerciales con Europa debido a la discusión sobre la equivalencia entre la UE y Suiza. ¿Es esta operación una forma de evitarlo? ¿Significa esto dar acceso a los inversores de la UE al mercado suizo?
La transacción en sí misma no está relacionada con la discusión de la equivalencia de servicios financieros que está teniendo lugar actualmente entre Suiza y la UE. La transacción está relacionada con la expansión de nuestras capacidades que se produce con la combinación de las dos compañías. No hay ninguna intención o plan de cambiar la negociación de acciones suizas a España. Y por supuesto, BME continuará cumpliendo fielmente, como lo ha hecho hasta ahora, con todas las regulaciones de la UE, y continuará sirviendo a sus clientes como lo ha hecho hasta ahora. Por lo tanto, no hay ninguna relación con este asunto.

Suena como si este acuerdo no se centrara realmente en la eficiencia de costes. ¿Es esto cierto? Además, BME ha visto cómo descendían sus balances cada año durante los últimos cinco. ¿Cómo cree que puede impulsar el crecimiento?
Esta transacción tiene mucho que ver con la mejora de los ingresos y con la mejora de los servicios, en lugar de centrarse en la reducción de costes. Pensamos que hay oportunidades significativas de ofrecer a los clientes de BME algunos de los servicios que actualmente SIX ofrece a sus clientes y al revés, y ese es realmente el enfoque principal de la transacción. Por supuesto, si hay oportunidades para aumentar aún más la eficiencia, las estudiaremos una vez que lleguemos a ellas, pero el principal enfoque de la transacción reside en las oportunidades de aumentar los ingresos.

¿Podría explicar con más detalle de dónde espera que se deriven esas sinergias de ingresos?
Llevaremos a los clientes de BME nuestro negocio de información financiera. También estamos trabajando en una bolsa digital dentro de SIX, que se pondrá a disposición de los clientes de BME. BME es particularmente fuerte en el negocio de derivados y en el de renta fija, por lo que vemos algunas oportunidades claras de venta cruzada en nuestra base de clientes.

¿Qué tipo de métricas están considerando para medir el éxito de la integración de ambas compañías?
Si después de un año desde esta operación miramos hacia atrás y vemos que hemos sido capaces de aumentar el perfil de ingresos conjuntos y la oferta de servicios a nuestros clientes y grupos de interés, ese será el principal criterio para medir el éxito de la operación. Además, si hemos sido capaces de invertir en nuevos servicios y nuevos productos a lo largo del camino, eso también significaría que la integración habrá sido un éxito.

¿Cuál es su estrategia para SIX? ¿Y para el grupo combinado?
Nosotros (SIX) somos un grupo diversificado. Tenemos tres líneas de negocio principales. Una es la bolsa y los servicios que de ella se derivan. La segunda es el negocio de datos y la tercera es la de servicios bancarios. En el lado de los servicios bancarios ofrecemos muchos servicios directamente relacionados con los pagos a la comunidad bancaria en Suiza y a los bancos internacionales. En este sentido, vemos más oportunidades para crecer y ayudar a los bancos a crear economías de escala y a impulsar su eficiencia y competitividad. En el lado de los datos vemos muy claramente que, junto con los servicios principales, hay diferentes maneras de impulsar su valor, como el potencial de los datos de regulación… Este es el negocio estratégico clave. En el ámbito de los valores y las bolsas estamos invirtiendo en nuevos productos y servicios en torno a la fiscalidad y el cumplimiento para mejorar aún más los productos que tenemos como son los ETFs. Y para complementar esto, estamos dando un salto hacia delante en la inversión en los activos digitales. Estamos construyendo una bolsa completamente digital que ofrecerá a todos los participantes un lugar de negociación y de recaudación de capital y todos los procesos post-negociación integrados en la plataforma. Así pues, estos son los puntos estratégicos más destacados de SIX. Además, es clave para SIX que España se convierta en la punta de lanza de la innovación. Por ello, tenemos previsto traer inversiones a España, tanto en lo que se refiere a las unidades de negocio o servicios de las pymes (datos, servicios a bancos), como en lo que se refiere a la innovación (SIX Digital Exchange), y daremos acceso al mercado español al Programa de Aceleración e Incubación de SIX F10. También integraremos la experiencia y el know-how de BME para mejorar el grupo resultante

¿Qué cambios inmediatos podemos esperar en BME si la transacción es exitosa?
Nos comprometemos a mantener la marca y las actividades comerciales actuales de BME, así como su sede y oficinas, y a mantener su estrategia actual en el mercado español al menos durante los próximos cuatro años. Por lo tanto, ambas compañías continuarán sirviendo a sus mercados de origen sin cambios. En SIX prevemos que el equipo directivo del Grupo refleje la nueva huella ampliada: el consejo de administración de BME también reflejará esta nueva estructura de propiedad. Los representantes españoles constituirán la mayoría de este consejo y, además, SIX nombrará en su propio consejo a dos consejeros españoles independientes.

Relacionado con la operación de adquisición. ¿Apoyan los bancos privados accionistas de SIX la operación? ¿Ha recibido su apoyo explícito o, en caso contrario, lo requiere para avanzar en la operación?
Nuestros accionistas están representados en un número justo en nuestro consejo de administración, gracias a la estructura de gobierno de SIX, y el consejo, por supuesto, apoya plenamente esta operación. Esa es la mejor indicación de cómo los accionistas mayoritarios valoran esta operación. También nos estamos comunicando directamente con todos los accionistas individuales para asegurarnos de que todos ellos están al día e informados sobre cada paso que damos. Hasta ahora las reacciones han sido bastante positivas. A su pregunta de si podríamos avanzar con el acuerdo sin su apoyo explícito, técnicamente probablemente podríamos hacerlo, pero es muy importante para nosotros contar con su apoyo.

Lo que está claro es que también han conseguido el apoyo de la banca privada española, en contraposición a potenciales oferentes como Euronext. ¿Se va a producir una competición entre Francia y España si Euronext lanza una oferta?
Sólo puedo hablar de nuestra oferta. Y lo que puedo decir es que hemos presentado una oferta amistosa y muy atractiva para los accionistas y un plan industrial muy sólido para BME y para el mercado financiero español. Estamos convencidos de que con esta operación todos saldrán ganando. Buscamos formar uJos n grupo conjunto fuerte con negocios complementarios a lo largo de toda la cadena de valor y aprovechar las ventajas dando a cada mercado (España y Suiza) una voz fuerte dentro del grupo.

Finalmente, usted ha dicho que BME es bastante favorable a su oferta. ¿Podría explicarlo mejor?
BME cree en el plan industrial que hemos presentado, que hemos elaborado en colaboración, y apoyan el precio propuesto. Si desea más comentarios sobre sus opiniones, me temo que tendrá que preguntarles directamente. 

Entrevista publicada en el número de febrero de 2020 de la Revista Capital.

Te puede interesar