El Banco Santander diseña planes de protección a pymes y particulares en España y todos sus mercados internacionales

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Redacción

El Santander ha puesto en marcha planes de contingencia en todas las geografías en las que opera, impulsando el teletrabajo masivo para sus empleados y implementando planes de apoyo y protección financiera a todos sus clientes, tanto pymes y autónomos como particulares. “Nuestra prioridad es la salud de nuestros equipos, al tiempo que seguimos asegurando la continuidad del negocio para poder atender a nuestros clientes”, aseguró Ana Botín, presidenta de Banco Santander, durante una videoconferencia con los empleados del Grupo. En términos generales, el Consejo de Administración ha tomado la decisión de “dotar al banco de la mayor flexibilidad posible para poder aumentar el crédito y apoyar las necesidades de empresas y particulares afectadas”. Santander España se ha comprometido a preservar y garantizar el 100 por ciento de los 29.000 empleos directos que tiene el banco en el país, y además cubrirá los costes salariales de sus contratas de servicios para que no se vean obligados a hacer regulaciones de plantilla mientras dure la pandemia.

Con el fin de apoyar el esfuerzo global contra el coronavirus, Santander ha creado un fondo para proporcionar equipamiento médico y materiales esenciales en España. Este fondo se constituirá con un mínimo de 25 millones de euros y se financiará con la reducción de la retribución del consejo y la alta dirección del Grupo, además de con aportaciones voluntarias de los empleados del banco. La presidenta de Santander, Ana Botín, y el consejero delegado, José Antonio Álvarez, han decidido rebajarse sus retribuciones de 2020 (fija y variable) un 50 por ciento. Los consejeros no ejecutivos las reducirán un 20 por ciento.

En España el Banco Santander ha donado 4 millones de euros a la Comunidad de Madrid para habilitar 2.000 nuevas camas en el hospital de campaña de Ifema y comprar respiradores para las UCIs y ha destinado otro millón de euros a la compra de un millón de mascarillas para el Ministerio de Sanidad. Ha puesto en marcha también distintas fórmulas de ayuda para organizar los catering del personal sanitario que atiende a las personas afectadas en ese hospital provisional de Ifema, debido a la experiencia que tiene al hacerse cargo de más de 6.000 comidas al día en su sede central de Boadilla del Monte.

Fondo de liquidez para empresas
En Europa, Santander España ha dotado un fondo de liquidez de 20.000 millones para cubrir necesidades de tesorería de las pymes a corto plazo, y ha abierto una nueva línea ICO por importe de 400 millones enfocada hacia las empresas que mayores problemas de negocio y empleo están sufriendo por el coronavirus. Además, ya ha puesto en marcha el plan de moratoria hipotecaria decretada por el Gobierno. En el Reino Unido, el banco también ha puesto en marcha una moratoria hipotecaria de hasta tres meses. Si bien se ha establecido el cierre de algunas sucursales, se garantiza la disponibilidad del servicio con horarios de apertura reducidos y canales digitales. En Portugal, el Santander ha suspendido comisiones a empresas y particulares; en Polonia, hay vacaciones de pago de las hipotecas de 3 a 6 meses, y en Alemania, donde el principal negocio es financiación al consumo, ofrecerá a los concesionarios una suspensión de pagos de 90 días en la financiación de stock. Además, los vehículos podrán mantenerse tres meses más.

Respecto al continente americano, en Estados Unidos la división de servicios de financiación al consumo (Santander Consumer USA) ha ampliado el período de pagos aplazados a sus clientes, ha renunciado a aplicar cargos por demoras en los pagos y facilitará prórrogas en los renting de coches, entre otras cosas. El banco también ha dispuesto 25 millones de dólares en préstamos a pequeñas empresas y está ofreciendo la suspensión temporal de pagos, el reembolso de algunas comisiones y la suspensión de ejecuciones hipotecarias, entre otras medidas.

En México, donde hay medidas parciales de confinamiento en función de las zonas, todas las sucursales se mantienen con una dotación mínima de personal (un máximo de 10 personas) con el fin de garantizar el servicio, pero la filial ha anunciado que ya está preparada para tomar medidas más drásticas para proteger a empleados y clientes si hiciere falta. Se ha confirmado a todos los clientes que los seguros de gastos médicos mayores del banco cubren el Covid-19 cumpliendo las condiciones generales del producto; Santander México está facilitando tres meses sin intereses en compras realizadas en supermercados on line, y se de cinco a diez meses sin intereses para comprar en farmacias, laboratorios u hospitales.

En Brasil, el Santander ha aumentado el 10 por ciento los límites de las tarjetas de crédito y ha establecido una moratoria de dos meses al vencimiento de todos los préstamos personales y de empresa. En Argentina, donde no hay medidas globales de confinamiento, ha puesto a disposición de microempresas (un figura muy extendida en el país) y pymes nuevas líneas de crédito por 1.000 millones de pesos (alrededor de 14 millones de euros), a un plazo de 24 meses, destinadas a la compra de equipamiento tecnológico que permitan el teletrabajo, evitando las aglomeraciones de personas ante el avance del coronavirus. En Chile, ha dispuesto 6.000 millones de dólares en préstamos preconcedidos para consumo e hipotecas, a utilizar tanto por pymes como por particulares. Este plan beneficiará a más de 500.000 clientes.

Teletrabajo
El teletrabajo parcial ya era una política usual para los empleados del Santander, que ha estado enfocada en facilitar la conciliación. Con la coyuntura actual, más de 50.000 empleados del Grupo ya están trabajando en remoto: son cerca de 21.000 trabajadores en España, 5.300 en Reino Unido, 6.000 en Polonia, 2.100 en Consumer Finance Alemania, 2.500 en Portugal, más de 4.000 en Brasil y 5.000 en Estados Unidos. En Santander México se han implementado esquemas de teletrabajo para todo el personal que pertenezca a grupos vulnerables ante el coronavirus y se ha reducido en un 50 por ciento la plantilla de profesionales en oficinas corporativas. En Santander Argentina, los teletrabajadores son ya más de 3.600.

Te puede interesar