Los accionistas de BME podrán suscribir la Opa de SIX Group a 33,40 euros por título desde este lunes hasta el 11 de mayo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Redacción

Los accionistas de Bolsas y Mercados Españoles (BME) interesados en la oferta de compra formulada por SIX Group a 33,40 euros por título podrán adherirse a ella desde este lunes hasta el 11 de mayo, ambos incluidos.

La oferta de adquisición de acciones (Opa) se dirige al 100% del capital de BME compuesto por 83.615.558 acciones, pero al gestor de la bolsa suiza le bastará con que se adhieran inversores propietarios del 50% del capital más una acción para considerarla exitosa y ejecutar la compra.

El precio propuesto implicaba un plus del 48% con respecto a su cotización en los últimos seis meses antes de lanzar la oferta cuando la formuló el pasado 18 de noviembre y del 34% de la víspera al anuncio. Sin embargo, a fecha actual, el valor de BME ya cotiza a esos mismos 33,40 euros y en los peores momentos de la debacle en Bolsa no llegó a perder el umbral de los 28 euros en ningún momento precisamente ante la oferta superior del grupo helvético.

El gestor de la bolsa suiza ha optado para su oferta por un periodo largo, de 43 días, frente a la horquilla de 15 a 70 que podía haber utilizado. Lo hace cuando las medidas de confinamiento limitan la salida de los ciudadanos y podrían dificultar a sus alrededor de 56.000 pequeños accionistas, dueños de entre el 35 y 40% del BME, acudir a la oferta.

Por ley, otros potenciales interesados por el gestor de las bolsas españolas podrían formular una oferta competidora en el entretanto y hasta cinco días antes de concluir el calendario de la Opa. Aunque no se hayan formulado Opas competidoras hasta ahora, BME estaba en conversaciones con Euronext, el gestor de la Bolsa de París, antes de que el grupo helvético lanzase su propuesta.

Si SIX Group consigue una adhesión total tendría que desembolsar 2.792,76 millones de euros. Su oferta se lanza tras haber recibido el plácet del Gobierno, ya que al tratarse de una infraestructura crítica para España necesitaba su autorización. BME es la gestora de los mercados regulados nacionales (mercados de renta fija y variable), y la propietaria de la entidad de contrapartida central y el depositario central de valores en España.

El Ejecutivo emitió su visto bueno después de que SIX Group garantizase la continuidad del mercado de valores y de sus infraestructuras. El grupo helvético detalla precisamente en el folleto de la Opa que analizará si tiene sentido integrar algunos de los sistemas informáticos de las bolsas de valores españolas entre ellos o con SIX con el fin de crear una plataforma de negociación óptima.

Pero explica que prevé fijar en España la sede, el lugar de dirección efectiva y la capacidad operativa sustancial (incluyendo posiciones y funciones clave) de la bolsa de valores española durante, al menos, durante 10 años, frente a los cuatro que había prometido en un inicio y antes de que el Gobierno analizase su propuesta.

El gestor helvético se compromete además a que la bolsa de valores española se ofrezca para la admisión a negociación, no sólo a emisores españoles o europeos, sino también a emisores extranjeros que quieran acceder al mercado de capitales de la Unión Europea, y adelanta que combinará en España las operaciones principales de ‘clearing’ de ambas compañías.

Quiere que BME sea además el centro de negocios e interconexión o ‘hub’ con los mercados de América Latina, manteniéndose las actuales inversiones y negocios de BME en Latinoamérica, preservando su marca y actividades de negocio. También garantiza la continuidad de los puestos de trabajo y sus condiciones laborales “sin cambios significativos durante los 12 meses siguientes a la liquidación de la Oferta”.

Lo que no asegura es el dividendo tan generoso que proporcionaba BME, llegando a distribuir entre sus accionistas “más del 90% de su resultado neto anual”, sino que sugiere un ajuste sustancial. Según anticipa en el folleto de la Opa, la política de dividendos de SIX implica el reparto anual como dividendos ordinarios de entre un 50% y un 65% de su beneficio neto consolidado.

El gestor de la bolsa suiza no tiene intención de sacar de cotización a BME, salvo que los accionistas pequeños se queden con menos del 5% del capital en propiedad. Si logra controlar además más del 90% del capital instará una venta forzosa para sus titulares en el plazo de tres meses.

Pero se reserva la posibilidad de que, una vez cerrada la Opa, realizar una colocación de acciones posterior para garantizar su liquidez y formación de precios en el mercado, siempre que resulte oportuno y lo aconsejen las condiciones del mercado. Incluso si SIX decide dar el paso de convertirse en sociedad cotizada como lo es BME desde el año 2006, se compromete a salir “tanto en la bolsa de valores suiza como en la española”.

Te puede interesar