El plan de Alemania para ir saliendo de la crisis del coronavirus

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Redacción

Un grupo interdisciplinario de científicos de prestigio pide que las restricciones actuales en la sociedad y la economía se alivien gradualmente, al mismo tiempo que se garantiza la atención médica para toda la población en Alemania. En su documento de posición, los investigadores dirigidos por el presidente del instituto de investigación de Munich IFO, Clemens Fuest, y Martin Lohse, presidente de la Sociedad de Científicos y Médicos Naturales Alemanes (GDNÄ), describen formas de lograr este objetivo.

La estrategia prevé la disminución gradual de las restricciones y bajo una consideración continua de los riesgos. Se dará prioridad a las restricciones que incurran en altos costos económicos o conduzcan a graves cargas sociales y de salud. Según las propuestas de los 14 expertos de universidades e institutos de investigación alemanes, las regiones con bajas tasas de infección y capacidad disponible en el sistema de atención de salud podrían liderar el camino en un nuevo comienzo gradual. Los sectores con bajo riesgo de infección, como las fábricas altamente automatizadas, y las áreas con personas menos vulnerables, como las escuelas y las universidades, deberían ser los primeros en levantar las restricciones.

“Las restricciones actuales tienen sentido y están comenzando a tener un impacto”, dice Martin Lohse, médico y presidente de la Sociedad de Científicos y Médicos Naturales Alemanes. Sin embargo, además de los altos costes económicos y sociales, las restricciones también pueden tener importantes consecuencias médicas; por ejemplo, para pacientes con otras enfermedades graves. “Es de esperar que la pandemia nos mantenga ocupados durante muchos meses y, en última instancia, solo nuestro sistema inmunológico podrá protegernos. Necesitamos una estrategia flexible en función de los riesgos. Un cierre general no es una solución a largo plazo ”, dice Lohse.

“La salud pública y una economía estable no se excluyen mutuamente”, dice Clemens Fuest, economista y presidente del ifo Institute, con sede en Munich. “Así como el desarrollo económico positivo no es posible con una propagación incontrolada del virus, la eficiencia de nuestro sistema de salud no puede mantenerse sin una economía que funcione”, explica Fuest.

“Al planificar qué pasos tomar para levantar las restricciones masivas a la vida privada y pública, las personas deben estar en el centro. Deben tenerse en cuenta los riesgos sanitarios, económicos y sociales. Se espera mucho de todos en la actualidad. Ahora los fuertes deben cuidar a los débiles ”, enfatiza Christiane Woopen, profesora de ética y teoría de la medicina en la Universidad de Colonia.

Los científicos de los campos de medicina interna, investigación de infecciones, farmacología, epidemiología, economía, derecho constitucional, psicología y ética escriben que las pruebas a gran escala son importantes ahora para obtener hallazgos más confiables sobre la propagación del patógeno. Asegurar la producción de ropa de protección, mascarillas, medicamentos y futuras vacunas también es una de las medidas más urgentes. Los científicos también recomiendan estudiar el modo de hacer frente a las consecuencias sociales y psicológicas de la situación actual y las medidas que conlleva.

Te puede interesar