Morgan Stanley estima que el PIB de Estados Unidos se desplomará un 38% en el segundo trimestre

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Aitor Mendez

Las previsiones agoreras se amontonan para la economía de Estados Unidos tras el duro golpe que supuso ayer la publicación del dato de peticiones de subsidio por desempleo, que eleva la destrucción de empleo en las últimas dos semanas en el país del Tío Sam hasta los 10 millones de puestos de trabajo.

El resto de indicadores adelantados que se van conociendo ya, como los índices de gestión de compras (PMI) que se irán publicando a lo largo del día de hoy, también se empeñan en dibujar un escenario sin precedentes en casi un siglo, con la economía mostrando en un solo mes unas contracciones no vistas ni en los momentos más duros de la última gran crisis financiera.

Ante este escenario, los grandes bancos de inversión y centros de estudios económicos se han embarcado en una suerte de competición para ver quién realiza la previsión más cruenta. En esta particular carrera, Morgan Stanley se ha situado hoy de nuevo a la cabeza de la misma tras revisar notablemente a la baja sus previsiones para Estados Unidos.

En concreto, la firma neoyorquina calcula ahora que la primera economía del planeta se contraerá un 38% entre los meses de abril y junio, frente al 30% estimado en su cálculo anterior.

De igual modo, la entidad ha aumentado en otro punto porcentual sus estimaciones de corrección económica para el primer trimestre, finalizado el pasado martes, y en vez de un 2,4%, espera ahora que el Producto Interior Bruto (PIB) se contraiga un 3,4%.

Deutsche Bank y Goldman Sachs también prevén caídas superiores al 30% en el segundo trimestre

De este modo, con estas nuevas previsiones, Morgan Stanley se sitúa como la entidad más pesimista de cara al segundo trimestre, por delante de Goldman Sachs, que estima un retroceso de la economía doméstica estadounidense del 34%, y de Deutsche Bank, que sitúa la caída del PIB en el 33%.

Sin embargo, el grupo financiero estadounidense sigue situándose entre los más optimistas de cara al impacto del coronavirus en los tres primeros meses del año en curso, ya que otras entidades, como la propia Goldman Sachs o JP Morgan, alertan ya de una contracción económica del 9% y del 10%, respectivamente.

Los datos de empleo de Estados Unidos ofrecerán hoy una imagen distorsionada de la realidad

Como primer viernes de cada mes, el Departamento de Trabajo de Estados Unidos publicará esta tarde a las 14:30 horas CET los datos oficiales de empleo relativos al mes de marzo. Sin embargo, en esta ocasión, y pese a la ansiedad del mercado por conocer el verdadero calado económico de esta crisis, estas cifras tendrán una menor capacidad de lo habitual para mover el mercado, dado que los números a publicar ofrecerán una imagen muy distante de la realidad.

El proceso de elaboración de las estadísticas oficiales comienza con la recolección de los datos durante la primera quincena de mes, momento en el que las medidas de cuarentena contra el COVID-19 apenas se habían implantado en el país, por lo que los resultados a conocer hoy distarán mucho de las cifras ofrecidas por las solicitudes de prestación de empleo publicadas ayer y el anterior jueves.

El mercado prestará especial atención al PMI de servicios de Estados Unidos del ISM

Por el contrario, los inversores harían bien en tener mucho más presente las cifras que se conocerán a las 16:00 horas, cuando el Institute for Supply Management (ISM) de Estados Unidos publique su índice PMI del sector servicios.

Al contrario de lo que sucede con Markit, firma de referencia para los PMI europeos, la entidad estadounidense no publica una lectura estimativa a finales de cada mes, sino que sale directamente con el dato definitivo a finales del mes siguiente y, a tenor de lo visto en Europa y el Reino Unido, las cifras podrían deparar alguna sorpresa desagradable.

Aitor Méndez es analista de IG España.

Te puede interesar