Pymes y startups reconocen que les gustaría trabajar con un neobanco

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Redacción

Para pymes y startups, poder trabajar con una entidad financiera que les ofrezca los servicios y productos que necesitan es clave para el desarrollo de su propio negocio, pero en estos días también ha cobrado especial importancia el acceso a la información desde cualquier lugar.

Así, con la gran mayoría de los empleados teletrabajando, casi 3 de cada 10 pymes y startups madrileñas ven en los neobancos una forma de realizar cualquier operación de forma online de un modo sencillo.

Ésta es una de las conclusiones del estudio “¿Evolución o revolución?. Radiografía de la relación entre pymes, startups y banca, realizado por Qonto, el  neobanco para empresas y autónomos, para el que ha encuestado a más de 900 pymes y startups españolas.

La preferencia de pymes y startups por los neobancos no es solo por la operativa 100% online sino también por su oferta de productos y servicios alternativos a la banca tradicional, como asegura el 45% de los directivos de pequeñas y medianas empresas y startups madrileñas.

En la actualidad, un 23, % de las pymes madrileñas afirma trabajar con algún neobanco desde hace tiempo frente al 14% de las startups.

Sin embargo, el nivel de confianza de estas empresas en los neobancos crece de forma constante. Tanto es así, que casi 5 de cada 10 pymes y startups encuestadas reconocen que les gustaría trabajar con ellos a corto plazo.

Asimismo, de más de la mitad de estas empresas madrileñas que aseguran haberse planteado cambiar de banco en los últimos seis meses, más del 70% considera hacerlo a un neobanco.

Pymes y startups destacan seguridad y sencillez de los neobancos

En un momento, donde las entidades bancarias recomiendan a sus clientes realizar los trámites de forma online para evitar visitas innecesarias a sus oficinas, cerca de 9 de cada 10 directivos de pymes y startups madrileñas reconocen la importancia de tener un buen servicio bancario.

Entre los aspectos que más valoran destacan: la seguridad, la sencillez a la hora de realizar las gestiones, la transparencia en las condiciones, la ausencia de comisiones y, en último lugar, los servicios y productos innovadores.

Si se habla de las funcionalidades con que a las pequeñas y medianas empresas les gustaría contar, y que su entidad no les ofrece, se encuentran servicios de operativa diaria como: tarjetas virtuales (39,7 %), digitalización de facturas (35,1 %), notificaciones en tiempo real (34,4 %) y herramientas de gestión de los empleados (29 %).

 Las startups, por su parte, dan mayor importancia a las transferencias inmediatas e ilimitadas (31 %), a contar con una API integrada con los sistemas de contabilidad propios (30 %), a disponer de tarjetas virtuales (29 %) y a las notificaciones en tiempo real (26 %).

Carles Marcos i Guàrdia, Country Manager de Qonto en España, asegura que “estamos viviendo momentos difíciles en la economía y las Fintech tenemos la responsabilidad de aportar soluciones. Estar cerca de nuestros clientes y facilitarles su labor profesional es fundamental. Para ello, la tecnología juega un papel clave y su uso durante esta crisis sanitaria está permitiendo identificar los actores que no están preparados para los cambios que se avecinan, además de acelerar la penetración de los neobancos al ser capaces de dar una respuesta a necesidades reales de empresas y clientes particulares”.

Pymes y startups madrileñas aprueban a la banca, pero no la recomendarían

En la Comunidad de Madrid, pymes y startups muestran cierto grado de satisfacción con sus entidades bancarias, otorgándoles un 6,45 de nota media, superior a la media nacional (6,11). Sin embargo, su índice de recomendación medio según la metodología Net Promoter Score (NPS) se situaría en el -46,8, un índice de recomendación muy similar a la media española de -49,8.

Una cifra negativa que permite que la confianza en los neobancos crezca ante el descontento de pymes y startups. En el caso de las pymes, su nivel de satisfacción con los bancos tradicionales baja hasta el 6,11, lo que vinculado con el índice de recomendación NPS se situaría en un -48,9, un dato que confirma el porqué de su mayor confianza en los neobancos. Por el contrario, las startups muestran mayor satisfacción, con una valoración media de 6,52 y un índice de recomendación de un

-43,8.

Las comisiones, clave del descontento

Entre los motivos que han llevado a estas empresas a no querer recomendar a las entidades bancarias con las que trabajan se encuentran las comisiones a las que deben hacer frente de forma mensual. En la Comunidad de Madrid, el 77% de las startups y el 79,4% de las pymes pagan mensualmente comisiones por los servicios que reciben de sus entidades. De ellos, 7 de cada 10 pymes y la mitad de las startups encuestadas reconocen pagar hasta 500 euros de forma mensual. Del mismo modo, un 23% de las startups asegura pagar más de 1.000 euros al mes frente al 2,3% de las pymes.

Respecto a los gastos bancarios anuales en que incurren las empresas, los directivos de las startups aseguran conocer con mayor certeza cuáles son, 65%, mientras que en las pymes este porcentaje baja al 58%.

El incremento de las comisiones en los últimos meses por parte de las entidades bancarias está haciendo que muchas pymes y startups valoren otras opciones. Si esto se suma la necesidad de operar de forma digital durante varias semanas, los neobancos podemos convertirnos en piezas claves de sus negocios a medio plazo”, afirma el Country Manager de Qonto.

Te puede interesar