Las razones de Abascal para no hablar con Sánchez para abordar la crisis del coronavirus

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Redacción

El presidente de Vox, Santiago Abascal, presumió este sábado de haberse negado a hablar por teléfono con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, para abordar la crisis del coronavirus y la extensión del estado de alarma como consecuencia de la pandemia.

Vox emitió un comunicado en el que subrayó que Abascal trasladó su decisión de no hablar por teléfono con Sánchez a través de un escrito remitido a Moncloa, en el que transmitió “los mejores deseos y pronta recuperación para los familiares, colaboradores y ministros de Sánchez”.

Luego desglosó “los diez motivos” en los que justificó su decisión: en primer lugar, porque “unilateralmente el señor Sánchez ha cambiado las condiciones del estado de alarma que recibió el apoyo de Vox, para hacerlo al gusto de lo que le pedían separatistas y extrema izquierda”.

A ello añadió, como segundo motivo, que “en la anterior conversación el señor Sánchez le trasladó información errónea o directamente manipulada”, a lo que se suma, como tercera causa, que “el Gobierno sigue empeñado en amenazar la salud, la vida y el bienestar económico de los españoles. Y que lo hace tratando de silenciar y demonizar a la oposición, amordazando al Congreso y comprando a los medios de comunicación”.

El cuarto motivo aducido por Abascal es que “el Gobierno mantiene en sus puestos a personas que han demostrado su negligencia absoluta en la gestión de la crisis, responsables de más de 11.000 muertos. Y que, lejos de rectificar, sigue dando poder a un vicepresidente empeñado sólo en debilitar las instituciones como la Monarquía, el Congreso e incluso derechos fundamentales como la libertad de opinión”.

Su quinto motivo es que el Gobierno “en vez de detener y poner a disposición judicial, sigue tratando como aliados a separatistas que han boicoteado la acción del Ejército, poniendo en peligro la vida de miles de personas”.

Abascal explicó que el sexto motivo es que “la información que proporciona el Gobierno es escasa, poco transparente y poco creíble” y, en séptimo lugar, que “el diálogo con el presidente debe realizarse en el Congreso de los Diputados, que es la institución encargada de controlar la acción del Gobierno, y mucho más cuando el Gobierno tiene poderes excepcionales”.

También arguyó, como octavo motivo, que Vox “recurrirá al Constitucional la ilegalidad de los términos del estado de alarma, que creemos tiene consecuencias jurídicas graves”, mientras que su novena excusa es que “la única comunicación que esperamos del Gobierno es su dimisión, dando paso a un Gobierno de emergencia nacional, que sí sea capaz de afrontar la amenaza y proteger la vida y el bienestar económico de los españoles”.

Como décimo y último argumento, reclamó al Gobierno que “antes de dimitir apruebe un decreto pagando las nóminas de todos los españoles a los que se impide trabajar, y a los autónomos una media de sus ingresos. Además de un bonus a quienes trabajan en servicios esenciales, ya sean sanitarios, fuerzas de seguridad, empleados de tiendas de comestible o el sector primario. Esta medida es urgente y nos haría ganar tiempo y vidas en la lucha contra el virus de Wuhan y contra la ruina a la que la gestión actual nos encamina”.

Te puede interesar