Pedro Sánchez exige a la UE solidaridad y “una economía de guerra” que respalde el endeudamiento

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Redacción

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, reclamó este sábado a la Unión Europea que sea solidaria, especialmente con los Estados miembros que más sufrirán los efectos de la crisis del coronavirus, y aplique “una economía de guerra” que respalde el endeudamiento público.

En una tribuna que publica ‘El País’, Sánchez advierte de que Europa está sufriendo su mayor crisis desde la Segunda Guerra Mundial y sus ciudadanos están muriendo o debatiéndose en hospitales saturados por una pandemia “que representa la mayor amenaza de salud pública desde la gripe de 1918”.

Insiste en que se enfrenta “a un enemigo invisible” en unas circunstancias excepcionales, por lo que son necesarias “posturas contundentes”, ya que “o estamos a la altura de las circunstancias o fracasaremos como Unión. Es un momento crítico en el que incluso los países y los gobiernos más europeístas, como es el caso de España, necesitamos pruebas de compromiso real. Necesitamos una solidaridad contundente”.

Alerta también el presidente del Gobierno que sin solidaridad no habrá cohesión, sin cohesión habrá desafecto “y entonces la credibilidad del proyecto europeo quedará gravemente dañada”.

Por ello, y aunque reconoce que en las últimas semanas se han tomado importantes decisiones que celebra, como el nuevo programa temporal de compra de emergencia del Banco Central Europeo y el plan Sure de la Comisión, para los afectados por desempleo, entiende que hay “hay que ir más allá”.

ENDEUDAMIENTO

Ante esta situación exige a la UE que respalde el endeudamiento público que están asumiendo muchos Estados para, una vez superada la emergencia sanitaria, reconstruir las economías del continente movilizando gran cantidad de recursos a través de un plan “que hemos llamado nuevo Plan Marshall y que habrá de contar con el respaldo de todas las instituciones comunes. Si el virus no entiende de fronteras, los mecanismos de financiación tampoco pueden hacerlo”.

Recuerda que Estados Unidos respondía a la recesión de 2008 con estímulos mientras que Europa respondía con austeridad. “Los resultados son por todos conocidos. Hoy, que asoma una crisis económica global de mayor calado que aquella, Estados Unidos ha aplicado la mayor movilización de recursos públicos de su historia. ¿Está dispuesta Europa a quedarse atrás?”, pregunta Sánchez.

En este contexto, opina que el Mecanismo Europeo de Estabilidad puede ser útil en una primera fase para inyectar liquidez a las economías europeas mediante una línea de crédito, siempre que esta sea universal y no condicional, pero cree que no va a ser suficiente en el medio plazo.

Por este motivo, considera que es el momento de actuar de forma solidaria creando un nuevo mecanismo de mutualización de deuda, actuando como un bloque en la adquisición de productos sanitarios de primera necesidad, estableciendo estrategias coordinadas de ciberseguridad y preparando un gran plan de choque para que la recuperación del continente sea rápida y sólida.

Te puede interesar