El 81% de los trabajadores en el mundo está afectado por el cierre en el trabajo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Redacción

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) indica que el 81% de los 3.300 millones de trabajadores en todo el mundo está afectado por el cierre de los centros de trabajo por la pandemia del Covid-19 y prevé que en el segundo trimestre del año se pierda el 6,7% de las horas de trabajo.

Así lo pone de manifiesto el organismo internacional en la segunda edición del estudio que mide el impacto del coronavirus en el mundo del trabajo y que fue publicado este martes.

La OIT señala que ese 6,7% de las horas que se perderán en el segundo trimestre del año equivalen a 195 millones de trabajadores a tiempo completo.

Por regiones, los mayores recortes en las horas de trabajo los registraría Emiratos Árabes (el 8,1% de las horas de trabajo, que supondrían cinco millones de empleos); en Europa se dejarían de realizar el 7,8% de las horas de trabajo, equivalentes a 12 millones de trabajadores a tiempo completo, y en Asia y Pacífico se perdería el 7,2% de las horas, 125 millones de trabajadores a jornada completa.

Los sectores más expuestos al riesgo en el empleo son los servicios de alojamiento y restauración, la industria manufactura, el comercio minorista y las actividades empresariales y administrativas.

Por otra parte, la OIT prevé pérdidas en los distintos grupos de ingresos, en particular en los países de ingresos medios altos (7% de los trabajadores a tiempo completo), lo que supera “con creces” los efectos de la crisis financiera de 2008-2009.

Asimismo, la OIT indica que el posible aumento del desempleo mundial durante 2020 “dependerá de manera considerable de la evolución futura y de las medidas políticas que serán adoptadas”. No obstante, apunta que existe un riesgo “elevado” de que para final de año la cifra sea “significativamente más alta” que su previsión inicial de 25 millones de desempleados.

En particular, 1.250 millones de personas están empleadas en los sectores considerados de correr un alto riesgo de “drásticos y devastadores” aumentos en los despidos y disminución de los salarios y horas de trabajo. Muchas de estas personas presentan trabajos mal remunerados, de baja calificación, donde una pérdida imprevista de ingreso tiene mayores consecuencias.

Por regiones, la proporción de trabajadores en estos sectores “en riesgo” varía del 43% en las Américas a 26% en África.

La OIT calcula que 2.000 millones de personas trabajan en la economía informal y “corren un riesgo especial”.

El director general de la OIT, Guy Ryder, afirmó que “si un país fracasa, entonces todos fracasamos. Debemos buscar soluciones que ayuden a todos los segmentos de nuestra sociedad global, en particular los más vulnerables y los que tienen menores posibilidades de valerse por sí mismos”.

Te puede interesar