El coronavirus impulsará la biometría a “corto plazo” sin “vuelta atrás”

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Remitido

El coronavirus impulsará la biometría de reconocimiento facial y de voz “a corto plazo”, en detrimento de la táctil, no solo ahora por el temor al contagio del virus, sino también en un futuro y no “hay vuelta atrás”.

Se trata de una tecnología más avanzada en cuanto a experiencia de usuario o nivel de seguridad se refiere y “cuando pruebas una nueva tecnología y tienes una mejor experiencia de usuario” no dejas de usarla, considera, en declaraciones a EFE, el director de negocio de Biometric Vox, Carlos Gavilán.

El miedo al contacto o al contagio impulsará previsiblemente la biometría de voz “a corto plazo”, pero su adopción vendrá por las ventajas que ofrece dicha tecnología, como el hecho de que no requiera de un hardware específico, añade Gavilán.

Más allá del factor “contactless” (sin contacto), durante el confinamiento se ha implantado la biometría de voz porque “es necesaria” para el teletrabajo, por ejemplo, para firmar contratos a través de una llamada de teléfono o para acceder a los sistemas de la empresa, explica.

En ese sentido, el presidente del Consejo General de Colegios Oficiales de Ingeniería en Informática (CCII), Fernando Suárez, coincide en señalar que “esta crisis está permitiendo que mucha gente descubra utilidades tecnológicas hasta ahora desconocidas” que se volverán “casi esenciales”.

Suárez también destaca que los sistemas de reconocimiento facial y de voz ofrecen “muchas” posibilidades “por encima de los táctiles”.

La teleenseñanza es uno de los ámbitos en los que estas técnicas “pueden experimentar un auge”, ya que requiere identificar personas conectadas a sistemas de educación en remoto, dice.

“El escenario que estamos viviendo está demostrando el enorme potencial de este tipo de tecnologías ‘contactless'”, dice a Efe el consejero delegado de FacePhi, Javier Mira.

Las biometrías minimizan el riesgo de contagio porque no hay que tocar el dispositivo, señala Mira, quien también destaca entre sus ventajas la experiencia de usuario y el refuerzo de la seguridad.

Tanto en FacePhi como en Biometric Vox se han abierto nuevas oportunidades en el mercado y ambas compañías están atendiendo nuevas peticiones y clientes.

La primera ha implantado hace apenas unos días su tecnología en un hospital en Seúl (Corea del Sur), de modo que las tarjetas sanitarias ya no son necesarias y la gestión para identificar pacientes es “más eficiente”, dice Mira.

Por su parte, la compañía de biometría de voz ha duplicado el número de consultas desde que empezó la crisis en Italia. Esperan que su facturación crezca el próximos mes, al menos, un 50 %, según las estimaciones de Gavilán.

La demanda de sistemas de control horario, de verificación de identidad por voz y los de firma de contratos y compras se han disparado.

Las empresas han visto que “se paraba su actividad” si no adoptaban nuevas soluciones y que necesitaban alterativas que podían encontrar en sus ordenadores corporativos, pero de las que no disponían en casa, añade.

Además, las biometrías son las tecnologías “más robustas” a nivel de seguridad y son “inmunes” a grabaciones o imitadores ya que, no solo reconocen el sonido, sino que identifican cómo se genera.

El presidente del Consejo General de Colegios Oficiales de Ingeniería en Informática cree también que la seguridad es otra de las razones que favorecerá la adopción de sistemas biométricos ya que ofrecen altas garantías entre los tres niveles de identificación posibles.

Te puede interesar