La industria del motor en Estados Unidos quiere volver al trabajo y Mercedes-Benz ya tiene fecha

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Redacción

La industria del motor en Estados Unidos, parada por la crisis de la Covid-19, está acelerando los preparativos para el reinicio de sus factorías y cerrando fechas para su vuelta, caso de Mercedes-Benz que se ha fijado para el próximo 27 de abril la reapertura de su planta en Tuscaloosa.

El presidente estadounidense, Donald Trump, quiere reabrir ya la economía de su país paralizada a causa de la pandemia del COVID-19, tras considerar que se “ha pasado el pico de nuevos casos” de la pandemia.

Sin embargo, muchos especialistas y algunos de sus asesores le han advertido de que una reapertura prematura puede ser contraproducente a medio plazo.

Trump se juega la reelección si la economía estadounidense sigue parada por la covid-19

Con más de 20 millones de estadounidenses que han solicitaron el seguro de desempleo en las últimas semanas, Trump tiene prisa por que la economía vuelva a funcionar en un año electoral en el que, hasta antes del brote del coronavirus, su principal baza para ganar la reelección era la economía.

Una pieza fundamental en los planes de Trump es el sector del automóvil, clave en estados que pueden ser decisivos de cara a la votación presidencial, como Michigan u Ohio.

Por ello, Trump ha incluido en el grupo de líderes industriales que le están asesorando en la reapertura económica a los dirigentes de General Motors (GM)Ford y Fiat Chrysler (FCA).

Los tres han tenido que retrasar la reapertura de sus factorías en Norteamérica, prevista inicialmente para finales de marzo, ante la rápida propagación de COVID-19 en Estados Unidos, Canadá y México, pero ahora están acelerando los planes para la vuelta al trabajo a las plantas de producción.

FCA volverá a producir en México en los próximos días

FCA planea que la planta de Saltillo (México), en la que produce furgonetas de la marca Ram para Norteamérica, vuelva a la actividad en los próximos días; mientras que otras que tiene Estados Unidos y Canadá quieren hacerlo en la primera mitad de mayo.

GM y Ford no han comunicado fechas, pero fuentes del sector consultadas por Efe aseguran que están ultimando sus planes ante las diferentes condiciones que se dan en Estados Unidos, Canadá y México por el COVID-19.

Para estos fabricantes la coordinación de sus factorías es básica, ya que los vehículos se montan con piezas procedentes de los tres países, por lo que si uno de ellos no autoriza la vuelta al trabajo de sus empleados, la producción en los otros quedaría afectada.

Mercedes-Benz volverá a fabricar SUV el 27 de abril en Estados Unidos

Por su parte, Mercedes-Benz ha anunciado que la planta de todocaminos SUV de lujo que tiene en la localidad de Tuscaloosa (EE.UU.) volverá a fabricar vehículos el 27 de abril, tras casi un mes de parón a consecuencia de la COVID-19.

A esto hay que unir que el mayor fabricante de componentes del mundo, la canadiense Magna, ya ha terminado sus planes para volver a la producción de forma gradual el 4 de mayo, aunque la fecha final podría variar dependiendo de la situación en el terreno.

Parte de este renovado interés de los fabricantes de automóviles de volver a fabricar es fruto de los últimos datos de ventas dados a conocer por la firma J.D. Power y que señalan que las ventas en Estados Unidos en las dos primeras semanas de abril no cayeron tanto como se temía.

J.D. Power calcula que, si la tendencia de las dos primeras semanas se mantiene el resto de abril, las matriculaciones caerán un 55 %, lo que supondrá la venta de casi 600.000 vehículos en abril, en medio de lo peor de la pandemia de COVID-19. La consultora había previsto inicialmente un desplome del 80 % de las ventas

Te puede interesar