Sentirse bien a pesar del momento

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Rosy Martínez de Burgos

 

La Dra. Nathalie Broussard, Directora de Comunicación Científica de Shiseido, contesta a una de las dudas más frecuentes en estos días de confinamiento.

¿Cómo realizar un tratamiento facial en casa?

Por la noche cuando los niños ya están en la cama, un tratamiento de este tipo devuelve el impulso a la piel y la prepara para la fase de regeneración nocturna.

1-Crea el ambiente apropiado

Baja la intensidad de la luz, enciende una o dos velas, y reproduce una playlist de música..

2-Toma un baño de vapor

Después de una limpieza doble (crema o aceite + espuma), tu piel está lista para tomar un baño casero de vapor. Hierve agua, colócala en un bol y añade unas cucharaditas de esencia de azáhar (para potenciar la luminosidad), o una o dos gotas de aceite esencial de limón para purificar y desintoxicar. Espera unos minutos hasta que el agua se enfríe un poco. Mientras tanto, prepara dos discos de algodón empapándolos en agua fresca floral – de manzanilla o aciano preferiblemente. Aplícalos sobre los ojos, después coloca el rostro sobre el bol, cubriendo la cabeza con una prenda para que no se escape el vapor. Tras cinco minutos, los poros se abren, y la piel ya está lista para recibir el tratamiento.

3-Comienza la operación detox

Aprovecha ahora que los poros están abiertos para comenzar a desobstruirlos. El carbón y la arcilla son dos ingredientes absorbentes, es decir, que capturan los restos de impurezas. Si tienes la piel grasa, es preferible que utilices arcilla que regula la producción de grasa, mientras el carbón tiene más propiedades anti-contaminantes. En el caso de la piel seca, aplicar mascarilla solo en la zona T. Para evitar la deshidratación, no dejar demasiado tiempo la mascarilla. Aplícala en capas gruesas y déjala actuar durante cinco minutos, después retírala con agua templada. Finaliza con un disco de algodón empapado en loción hidratante para humedecer la epidermis y prepararla para el siguiente paso del ritual.

4-Envuelve tu piel

El último paso de este tratamiento casero es la mascarilla hidratante que aplicaremos en una capa gruesa para que la piel se nutra de ella tanto como necesite. Si no tienes mascarilla: elige una crema muy nutritiva, la de noche por ejemplo. En lugar de eliminar el exceso, masajea el producto sobrante con movimientos circulares con los dedos en las mejillas. Después utilizando la palma de la mano realiza movimientos ascendentes desde la mandíbula hasta la sien y desde el centro de la frente hasta la parte externa. Finalmente, extiende con la yema del dedo índice desde las aletas de la nariz hasta la sien.

 

Te puede interesar