Campañas para mostrar una “moda real”, sin artificios en tiempos de coronavirus

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Remitido

La moda, las tendencias y las propuestas de las firmas no se frenan ante el COVID-19. Si mantener la distancia entre individuos es la clave, hay fórmulas que permiten seguir lanzando campañas sin artificios como han demostrado la modelo letona Inguna Butane y la alemana Vanessa Breuer.

Moda sin artificio

Estamos acostumbrados a que las campañas de moda se fotografíen en parajes atractivos, desde una playa en el Caribe a la arena del desierto, pasando por las calles de Nueva York o de cualquier ciudad del mundo, lugares que se identifican al primer golpe de vista o en las que se busca un escenario singular.

En esta ocasión, la firma Cortefiel cumple el último requisito porque las modelos que protagonizan la nueva campaña de primavera-verano 2020, Inguna Butane y Vanessa Breuer, han realizado la sesión en sus propias casas, fotografiadas con un móvil y una cámara réflex por sus maridos, que no son fotógrafos profesionales, donde el dormitorio, el jardín o el pasillo han sido el escenario.

“Moda más real, para la que hemos querido tomar un perfil casi de “influencer” y acercar la moda al consumidor en un momento como el actual”, ha explicado esta tarde a Efe, Carmen Rivera, del departamento de marketing y comunicación de la marca.

Para las modelos ha sido algo “nuevo” y “divertido” donde no “importa tanto cómo lo hagas si no el momento en el que lo haces”.

Rivera asegura que su intención era demostrar que gracias a la “unión de fuerzas de todos y con los recursos de que disponemos podemos conseguir cosas que no nos podíamos ni imaginar”.

Asegura que están “encantados con la naturalidad que han sabido captar”, un resultado que ha gustado mucho y que rompe el mito de que todas las campañas “se pasan con el ‘photoshop’. Buscábamos naturalidad, realismo y creo que hemos sido fieles a la demanda de estos tiempos”.

 “Mejor en casa” es una campaña producida y realizada íntegramente desde el confinamiento, para la que han contado con modelos que lucen las nuevas prendas de la colección, adoptando actitudes “convencionales”.

Una campaña que se ha elaborado “al revés”. “Lo habitual es que seleccionemos un producto a destacar y esa sea la base de la línea creativa de la campaña”, pero, en esta ocasión, Rivera desvela que el proceso ha sido diferente, en función de los espacios con los que se contaba como escenario.

“Teniendo eso en cuenta, seleccionamos la prenda que mejor se adecuaba al espacio”. Si era colorido se optaba por una prenda de tono más neutro y uniforme “acorde a la tendencia actual”, donde los blancos, los lunares o las rayas marineras están vinculados a espacios exteriores, intentando que el cromatismo de las prendas sobresaliera sobre el espacio.

Inguna Butane ha realizado las imágenes en su casa en Normandía (Francia), donde está pasando la cuarentena, mientras que Vanessa Breuer, alemana de nacimiento e ibicenca de adopción, en la isla donde está junto a con su familia.

Butane ha señalado que “esta experiencia ha sido muy especial. Al principio estaba un poco nerviosa y me pareció una locura”, pero indica que la experiencia le ha permitido sacar su lado más “creativo”.

Algo en lo que coincide Vanessa Breuer. “¡Hacer un ‘shooting’ desde casa ha sido toda una experiencia. Mi marido fue el que me hizo las fotos y juntos trabajamos la parte creativa, como un equipo. Quisimos contar también con las niñas y se lo pasaron fenomenal”.

Carmen Rivera señala que aunque la campaña haya funcionado “no significa que vayamos a hacer así las próximas”, y concluye que las tendencias ya no están solo vinculadas al colorido o al estampado, la confección en “algodón orgánico, los patrones y las formas son determinantes para formarlas”. 

Te puede interesar