Chefs y empresarios hosteleros se quejan ante el Congreso

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Redacción

Esta mañana cerca de 180 chefs y empresarios hosteleros de Madrid se han congregado a la puertas del Congreso de los Diputados para reivindicar la importancia del sector de la Hostelería en la economía española y exigir mayor diálogo entre Gobierno y los profesionales del ramo a la hora de regular cuestiones que les afectan. 
  
Durante el acto, que ha sido coordinado por FACYRE (Federación de Cocineros y Reposteros de España) y ACYRE Madrid (Asociación de Cocineros y Reposteros de la Comunidad de Madrid), Juanjo López, propietario y chef de La Tasquita de Enfrente, leyó un manifiesto. Al finalizar los chefs, que llevaban puestos guantes, mascarilla y sus chaquetillas de cocinero, dejaron las chaquetillas dobladas frente al Congreso en señal de protesta. 

Prácticamente todos los Estrella Michelin de Madrid, desde Ramón Freixa, hasta Paco Roncero, Mario Sandoval, Diego Guerrero, Oscar Velasco , Iván Muñoz, Samantha Vallejo-Nájera, Pepe Rodríguez, Pedro Larumbe han estado presentes, así como representantes de establecimientos emblemáticos de Madrid como La Bola, Casa Lucio o la Taberna El Doble. 
 

MANIFIESTO INTEGRO

En primer lugar, queremos manifestar nuestro más sincero pésame a las familias de todos los fallecidos por el Coronavirus, y el más sincero agradecimiento a todo el personal sanitario y, en general, a todos los que han estado en la primera fila de esta difícil lucha que nos ha tocado vivir. 
  
Éstos son momentos difíciles para casi todos los sectores afectados por las consecuencias económicas. 
  
Hoy estamos aquí para alzar la voz en nombre de nuestro sector, la hostelería, que agrupa negocios de todo tipo: familiares y pequeños como el que yo represento, bares, tascas, cafeterías, casas de comidas, terrazas, restaurantes sencillos y restaurantes de autor, catering, locales de celebraciones, chiringuitos de playa y un largo etcétera, sin perder de vista todo y todos los que también, en buena parte, dependen de nosotros, como pescadores, agricultores, ganaderos, alfareros, bodegueros, etc. etc.  Todos estamos aquí, y todos con un objetivo común. 
  
Amamos nuestro trabajo, es nuestra forma de vida. Todos tenemos a nuestro cargo a nuestros equipos, que realmente son como nuestra familia. 
  
Aportamos un 6,2% al PIB nacional, y somos responsables de dar empleo a más de 1.700.000 personas y ahora estamos donde nos necesitan, cocinando y ayudando a quienes en estos difíciles momentos pasan necesidades, y estamos por supuesto, de manera altruista. 
  
Somos un sector luchador, duro y solidario, pero ahora estamos en momento de extrema debilidad. 
  
NECESITAMOS Y EXIGIMOS medidas razonables económicas que realmente nos permitan salir adelante con nuestros negocios. En otras crisis fuimos la solución, y en esta sin duda, también ayudaremos porque estamos deseando que nos dejen ayudar. Confíen en que todas las garantías de protección a nuestra salud no faltarán en nuestros locales. 
  
Queremos que nos escuchen y que nos involucren en las conversaciones que están teniendo lugar en el Gobierno para el diseño de la nueva normalidad de nuestro sector. Somos los que conocemos la realidad del día a día y podemos asesorar y ayudar a definir la nueva normativa.

Estamos aquí dando la cara y pidiendo el máximo respeto y la valoración que corresponde para este sector, sus negocios y las muchas familias que en él trabajan. 
  
Formamos parte del tejido empresarial y emocional de este país y queremos, sin más ideología que el amor por nuestro oficio, dejar nuestras chaquetillas de trabajo, un humilde símbolo con el deseo de que algún representante de esta tan digna institución quiera recogerla y ayudar a este sector que hoy llora por los que verán muchos de sus sueños rotos. 
  
Y para eso y por eso estamos hoy aquí unidos en este acto de desesperación, esperanza y el máximo respeto, con el que exigimos, por favor, responsabilidad.   
  
Gracias a todos los que estáis aquí y a aquellos a los que sin estar, su corazón late junto con el nuestro. 

Te puede interesar