El vello facial influye en la mascarilla a utilizar

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
Redacción

Cierto que todavía no existe ninguna evidencia científica sobre la relación entre barbas y contagio, pero expertos en medicina preventiva recomiendan pautas de higiene en la “nueva normalidad” como por ejemplo llevar el pelo recogido y afeitarse, o al menos recortarse la barba, especialmente aquellos que están directamente expuestos al virus Hay que apelar al sentido común. La mascarilla es obligatoria a día de hoy para mayores de seis años en lugares públicos siempre que no se pueda garantizar la distancia de seguridad y la OMS recuerda la importancia de cubrir correctamente boca y nariz, sin huecos, para que sea eficaz.

Y en palabras del Doctor Javier Xercavins, especialista en medicina preventiva clínica, “Las melenas largas y las barbas pueden ser fuente de difusión de gérmenes.  El vello facial sí influye en el tipo de mascarilla a utilizar. Por ejemplo, para personas con barba poblada, con las que no es posible sellar la mascarilla a la piel, la más indicada seria la quirúrgica”.

Por su parte, el afeitado contribuye a mantener la cara limpia de grasa, bacterias y células muertas, y es una forma de recuperar la rutina para aquellos que llevan dos meses sin tocar la maquinilla.

“En este periodo se aconseja lavar la cara más a menudo, haciendo hincapié sobre la barba, para las que se aconseja una gran enjabonada, secado y cepillado posterior.

Y si esto no es posible, conviene frotarla con alcohol de 70º.

También es conveniente una ducha antes de acostarse”, apunta el doctor.

Te puede interesar